“En España tenemos que jugar con la boca cerrada”

31 marzo 2014 Entrenamiento del Depor en Abegondo
|

israel zautúa 
a coruña

Luís Carlos Correia Pinto ‘Luisinho’ criticó ayer la actitud de los árbitros de la Liga española, puesto que, a diferencia de lo que ocurre en la competición portuguesa, el lateral izquierdo considera que en España “hay que jugar con la boca cerrada”.
El defensa luso no se cortó un pelo cuando, en la rueda de prensa que ofreció tras el entrenamiento que realizó la plantilla deportivista en Abegondo, un periodista le preguntó si consideraba que en la Liga se castigaba con mayor dureza los insultos y las palabras contra el colectivo arbitral que las patadas fuertes a los contrarios.
“En Portugal no es así. En España tenemos que jugar con la boca cerrada porque si hablas te interpretan mal. Me metieron cuatro partidos y ahora no hay que pensar en eso sino en las diez finales que faltan”, contestó con rotundidad el zaguero de la escuadra herculina.
El lateral zurdo podrá reaparecer el sábado, frente al Real Madrid Castilla, después de haber cumplido cuatro partidos de sanción por su expulsión durante el encuentro con el Hércules en Riazor, disputado el pasado 2 de marzo.
Tras disputar una pelota con David Ferreiro, el juez de línea de la banda por la que jugaba Luisinho levantó el banderín para avisar al colegiado del choque, Jorge Figueroa Vázquez, de que el deportivista le había dirigido unas palabras.
Al instante, el árbitro mostró la cartulina roja al portugués y, posteriormente, reflejó en el acta que el jugador del Deportivo “fue expulsado por el siguiente motivo: dirigirse a mi arbitro asistente numero dos, estando el juego detenido, en los siguientes términos: ‘robo, esto es un robo, sinvergüenza, de aquí no sales’, a la vez que hacía un gesto con los dedos de la mano”.
Tanto el club coruñés como el propio Luisinho han negado dichas acusaciones por activa y por pasiva. El luso insistió ayer en su inocencia.
“Ahora es mi palabra contra la suya. Por lo visto, el que ganó fue él porque me metieron cuatro partidos. Pero yo duermo bien porque fue una injusticia, me perjudicaron a mí y al equipo y no quiero volver a hablar de eso, quedé triste y ahora tenemos un partido difícil y hay que pensar en eso”, manifestó el portugués, quien reconoció que se le ha hecho largo el mes de inactividad por culpa de la sanción de cuatro encuentros que se ha visto obligado a cumplir.
“Fue un mes complicado para mí, lo pasé mal, no contaba con que fuesen muchos partidos, pero ya pasó, no quiero pensar más en eso, sino en ayudar al equipo, en ayudarme a mí mismo y en recuperar el tiempo perdido”, dijo, a la vez que explicó que “nunca me había pasado esto y claro que no me pasa por la cabeza volver a cumplir cuatro partidos. Ahora hay que pensar en el futuro y olvidar el pasado”.
De hecho, mirar hacia adelante es la consigna que, según apuntó, le dio el técnico Fernando Vázquez cuando se conoció el castigo que le impuso el Comité de Competición.
“Habló en el sentido de ayudar, de apoyar, de mirar para el frente y olvidar el pasado”, dijo.
Pese a llevar un mes sin competir, el jugador luso aseguró hallarse en un estado de forma óptimo para disputar el choque en el estadio Alfredo di Stéfano.
“Estoy disponible para jugar, me siento bien a pesar de llevar cuatro partidos sin competir. Ahora es una cuestión del técnico, que tiene que decidir”, dijo, a la vez que reconoció que “entrenar no es lo mismo que jugar, pero me he sentido bien. Necesito jugar para ganar el ritmo”.
Luisinho se mostró satisfecho con el fútbol desplegado por el cuadro herculino durante su ausencia, pese a que los resultados obtenidos no han sido sobresalientes.
“El equipo ha jugado bien pese a que solo ha logrado una victoria en los cuatro encuentros”, afirmó, aunque admitió que “en casa nos está costando más porque nos está faltando ganar”. Condición necesaria para conseguir el ascenso. n

“En España tenemos que jugar con la boca cerrada”