Trump abre otro frente con Australia al colgarle el teléfono al primer ministro

Trump ayuda a la pastora evangelista Paula White a sentarse REUTERS/Carlos Barria
|

El presidente estadounidense, Donald Trump, abrió un nuevo frente con Australia después de que el diario “The Washington Post” revelara que el sábado mantuvo una tensa llamada telefónica con su primer ministro, Malcom Turnbull, a quien colgó antes de tiempo, criticando un acuerdo en materia de refugiados firmado por su antecesor, Barack Obama.
Según desveló el diario, Trump criticó el pacto alcanzado por Obama para reasentar a 1.250 solicitantes de asilo que se encuentran en los centros de refugiados que Australia mantiene en islas en el Pacífico de Papúa Nueva Guinea y Nauru.
En opinión de Trump, dicho acuerdo era “el peor de la historia”, y con él lo que Australia estaba buscando era exportar a los “próximos terroristas de Boston”, en referencia a los dos hermanos de origen checheno que perpetraron el atentado contra el maratón en dicha ciudad estadounidense en abril de 2013.
El presidente estadounidense contó a Turnbull que había hablado ese día con otros cuatro mandatarios, incluido el presidente ruso, Vladimir Putin, y que “esta es la peor llamada de lejos”, y colgó el teléfono a los 25 minutos, cuando estaba previsto que hablaran durante una hora.
Por su parte, Turnbull reconoció que Trump no habría firmado el acuerdo si él hubiera sido entonces el presidente, pero indicó que “ha dado el compromiso” de que lo cumplirá. En cuanto al cariz que tomó su conversación telefónica, el primer ministro australiano dijo que “no es correcto” que Trump le colgara y sostuvo que fue “muy franca y directa”.
Horas después, Trump justificó la tensa conversación mantenida con Turnbull y aseguró que este tipo de “llamadas difíciles” son necesarias porque “el mundo está en problemas”.
Trump se refirió al acuerdo negociado con Australia para acoger a solicitantes de asilo como un “problema”, pero se comprometió a “respetarlo”.
“Tengo mucho respeto por Australia, me encanta Australia”, dijo Trump, durante un encuentro con directivos de la firma Harley Davidson, en el que intentó quitar peso a su desencuentro con Turnbull.
Trump insistió en la idea de que otros países “se han aprovechado” durante años de Estados Unidos y cuestionó el acuerdo que obliga a Estados Unidos a acoger a más de mil refugiados desde las islas de Papúa Nueva Guinea y Nauru.
El presidente se refirió a este pacto como un “problema” y aseguró que lo único que ha querido saber es “por qué está haciendo esto” Estados Unidos.
Por otro lado, el secretario de Seguridad Nacional, el general John Kelly, confió en que el muro que Trump ha ordenado construir en la frontera con México para frenar la inmigración ilegal esté acabado en dos años.
Kelly indicó que las obras comenzarán en meses “en las zonas donde más se necesita” el muro y después se irá completando.
Además, el Gobierno de EEUU prepara la adopción de nuevas sanciones contra ocho entidades iraníes como represalia por el reciente ensayo con misiles balísticos, según fuentes conocedoras de estas discusiones.

Trump abre otro frente con Australia al colgarle el teléfono al primer ministro