Las playas de arena, bajo amenaza de extinción

Dos personas se abrazan en la playa del Orzán de A Coruña | cabalar (efe)
|

a mitad de las playas del mundo podrían desaparecer a finales de siglo si continúan las actuales tendencias de cambio climático y aumento del nivel del mar, según muestra un estudio de Nature Climate Change.

En el caso de España y el sur de Europa, para finales de siglo el retroceso de las playas podría ser de 86 metros si no se toman medidas para contener el cambio climático, explicó Theocharis Plomaritis de la Universidad Cádiz (UCA), uno de los firmantes del estudio.

En el mejor de los casos, es decir con medidas para mitigar los efectos del clima, la pérdida de playas arenosas en España sería de 60 metros a finales del XXI y de 27 metros para 2050.

Las playas de arena ocupan más de un tercio de la línea de costa mundial, tienen alto valor socioeconómico y proporcionan protección natural ante las tormentas marinas y los ciclones.

Sin embargo, la erosión, el aumento del nivel del mar y los patrones de cambio climático amenazan la línea costera, sus infraestructuras y poblaciones.

Un equipo dirigido por Michaleis Vosdoukas de la Universidad de Delf (Holanda) analizó bases de datos e imágenes de satélite sobre los cambios en las líneas de costas entre 1984 y 2015 para extrapolar tendencias y predecir dinámicas futuras.

Los resultados señalan que sin medidas para mitigar el cambio climático y de adaptación “casi la mitad de las playas del mundo se sitúan bajo amenaza de extinción a finales de siglo”, destaca Plomaritis, aunque matiza que si se adoptan medidas esa previsión se podría reducir en un 40 %.

Al desastre ecológico y medioambiental que esto supone, habría que sumar las pérdidas en términos de valor ecosistémico y los impactos socioeconómicos severos que podrían producirse, especialmente en áreas menos desarrolladas o con una dependencia fuerte del turismo relacionado con la costa.

Además, no se puede pasar por alto que un alto porcentaje de las costas arenosas amenazadas se encuentran en zonas densamente pobladas, por lo que es muy importante la necesidad de diseñar y aplicar medidas de adaptación eficaces ante estos posibles cambios.

Las playas son dinámicas según explica el estudio y tienen mecanismos de adaptación natural por los que retroceden pero al mismo nivel en que se encuentran. Sin embargo, cuando el litoral está urbanizado y ocupa la zona de migración hacia atrás de la playa, la adaptación natural es más difícil. Si se da el caso de encontrarse con un obstáculo vertical, un muro o un edificio, la playa pierde altura y se va hundiendo.

El informe indica que la zona más afectada sería Australia, con casi 12.000 kilómetros en peligro.

Las playas de arena, bajo amenaza de extinción