Las filtraciones de agua de la guardería vienen de un defecto en su ampliación

la guardería está sufriendo filtraciones de agua que dificultan el desarrollo de su actividad
|

La guardería Flora Ramos “Florita”, ubicada en el centro urbano de Sada, sufre filtraciones de agua desde hace algunas fechas, lo que provocó que el Ayuntamiento encargara un informe a los servicios de Urbanismo con el fin de conocer a qué se debe exactamente el problema que está afectando a la primera escuela infantil del municipio.

La orden, dictada por el alcalde, Ernesto Anido, se realizó el pasado 18 de enero. En ella se solicitaba, debido a las deficiencias existentes en la guardería, que se informara por parte de los servicios técnicos sobre esos daños, así como que se hiciese una valoración de los mismos para su arreglo y sobre su naturaleza, es decir, si se trata de un deterioro motivado por el paso del tiempo o si, por el contrario, obedecen a vicios ocultos y el problema viene por una mala praxis en las obras del centro.

Estos trabajos, concretamente los que se refieren a la ampliación de la escuela infantil –zona en la que se ha detectado el problema–, fueron realizados por la empresa Construcciones Riotorto SL. Una adjudicación que logró de manera provisional el 18 de noviembre de 2008, cuando se acordó en un pleno. En aquel momento el gobierno local estaba en manos del bipartito BNG-PSOE. Las obras se recepcionaron, como señala el informe, el 23 de diciembre de 2009.

 

daños

En cuanto a las deficiencias, el arquitecto municipal explica que las filtraciones de agua se deben a que el solape realizado en las planchas metálicas de la cubierta, de la zona que se procedió a ampliar, no tienen, entre otras cosas, “el solape mínimo de 20 centímetros”, así como tampoco “el suplemento de estanqueidad que marca en sus condiciones las normas tecnológicas de la edificación para la realización de las cubiertas”.

Además, añade el informe, “las filtraciones de agua motivaron, asimismo, el deterioro de varias planchas de cartón de yeso del falso techo”.

En la “valoración de las obras”, el arquitecto analiza lo que se necesita hacer para acometer la reparación de la estructura dañada y lo cuantifica en 2.716,45 euros, un precio en el que se incluye el 21% de IVA, el 13% de gastos generales y el 6% del beneficio industrial.

Pero no es hasta el final del documento cuando se habla del porqué de esas filtraciones. “Las deficiencias antes citadas son debido a vicios ocultos y su deterioro no viene motivado por el paso del tiempo”.

Por ello, el arquitecto recomienda comunicar a la empresa que realizó las obras “para que proceda de una forma urgente a la reparación” de los daños, “dándole un plazo de una semana para su realización”.

En caso de que no se ejecutara en ese período de tiempo, añade, “se deberían realizar de una forma subsidiaria por este ayuntamiento (...) y después reclamárselas a la empresa constructora” ya que, como concluye el informe, “las filtraciones están afectando a la normal actividad de la escuela infantil”

Las filtraciones de agua de la guardería vienen de un defecto en su ampliación