Grandío siembra dudas sobre los cambios en las líneas de bus al ocultar documentos

23 abril 2017 A Coruña.- Los autobuses metropolitanos pararán pero no estacionarán en Entrejardines El modelo de marquesina que hay delante de la sede de la Autoridad Portuaria servirá como ejemplo para la que se colocar&aacut
|

El Gobierno municipal volvió a arrojar dudas sobre el plan de reordenación de las líneas de autobús urbano después de que el concejal de Movilidad Sostenible, Daniel Díaz Grandío, rechazase facilitar información sobre esta propuesta en la comisión del área.

La concejala popular Begoña Freire, que ostenta la presidencia de esta comisión, fue la encargada de solicitar al edil la documentación relativa a los estudios llevados a cabo durante este mandato para los cambios en las líneas de autobús, pero su petición cayó en saco roto.

La negativa de Díaz Grandío a facilitar esta información acarrea nuevas sombras acerca de una medida que la Marea anunció desde el inicio del mandato que se llevaría a cabo en esta legislatura, pero según las últimas explicaciones dadas desde el Gobierno municipal parece complicado que pueda estar en marcha antes de las elecciones del próximo mes de mayo. 

Durante estos tres años y medio de mandato la Marea marcó diferentes momentos como claves para ver avances en esta propuesta, pero por el momento no ha habido movimientos ni explicaciones de las líneas generales de esta medida. Es más, desde María Pita se reconoce que todavía quedan pasos por dar para que se pueda poner en marcha.

“Ferreiro ha mentido y engañado a los coruñeses durante estos tres años y medio”, aseguró Begoña Freire, quien está convencida de que “no va a haber reordenación” antes de que acabe esta legislatura.
Otro de los puntos que criticó la concejala popular es que el Gobierno local aludió a la necesidad de llevar a cabo esta reordenación del mapa de líneas de autobús antes de poder afrontar otras reclamaciones que se formulan desde agrupaciones de diversos sectores o desde las asociaciones vecinales.
Para el grupo municipal popular, otra de las propuestas “estrella” de la Marea Atlántica se ha convertido en “un fraude” porque están convencidos de que el Gobierno local “no va a hacer nada”. En el seno de la formación tienen claro que lo que está haciendo el equipo de gobierno es “ganar tiempo sin hacer cambios hasta las elecciones municipales”, como explicó Freire.

Informes
En la Comisión de Movilidad que se celebró antes de ayer la concejala del Partido Popular reclamó documentación sobre tres asuntos.

El primero de ellos fue una propuesta en la que el Gobierno municipal estuvo trabajando en los años 2015 y 2016, tal y como se recoge en algún comunicado emitido por el Gobierno local. Sin embargo, la respuesta del concejal Díaz Grandío fue “no saber nada” acerca de este estudio.

Si la contestación en relación a este informe no fue la esperada por la concejala popular, tampoco lo fue la referente al estudio que se encomendó a la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona. Este trabajo debería haber estado terminado en diciembre del año pasado, según explicó Begoña Freire, pero todavía no se conocen sus resultados. En la comisión, el concejal de Movilidad Sostenible explicó a los asistentes que a lo largo de este otoño comenzarán una serie de reuniones técnicas, 26 según detalló, y posteriormente será el turno de los encuentros entre el Gobierno municipal y las asociaciones de vecinos, un agente con el que el Ayuntamiento ya anunció hace tiempo que trataría este tema para pulsar su opinión.  Además, explicó que todavía no se concretó una posible fecha para la reordenación de las líneas de autobús urbano y solo detalló que esta fecha “no está prevista”.
El tercer punto en el orden del día de la comisión era que el concejal explicase un anuncio que hizo en un medio de comunicación acerca de cambios en las líneas 12, 12A y 17 por el que pasarían de llegar hasta el Chuac, como sucede en la actualidad, hasta el hospital Materno. “Es una falta de transparencia y obstruye la labor de la oposición”, dijo Freire al respecto.

Todavía no existe una fecha concreta para que esta modificación entre en funcionamiento y desde el Gobierno local tampoco se ha explicado públicamente cómo se llevará a cabo y si implicará otros cambios. Desde el PP también se criticó que la Marea haya gastado “más de 600.000 euros” hasta el momento en el encargo de estudios, encuestas y otras actividades para analizar la reordenación de las líneas.

Anuncio oficial
De momento, la variación más significativa respecto a los autobuses urbanos es el anuncio realizado recientemente de reducción de las tarifas de este servicio. La bajada se aplicará a todas las tarifas, que se rebajarán en diez céntimos, y además se prevé que los autobuses sean gratuitos para los menores de 13 años, misma condición que se desea aplicar a los transbordos. 

Esta propuesta se quiere aplicar antes de que concluya este año y podría coincidir temporalmente con la finalización del contrato de este servicio, hecho que se producirá a finales del próximo mes de noviembre después de una prórroga.

Grandío siembra dudas sobre los cambios en las líneas de bus al ocultar documentos