La mujer quemada a lo bonzo en Almassora continúa muy grave en el hospital

Imagen de como quedó el cajero de la Caja Rural de Almassora tras quemarse una mujer a lo bonzo. EFE/Archivo
|

La mujer de 47 años que a mediodía de ayer se quemó a lo bonzo en una sucursal bancaria de Almassora (Castellón) y sufrió quemaduras en el 48 por ciento de la superficie corporal continúa en estado "muy grave" en el Hospital La Fe de Valencia, según fuentes sanitarias.

La mujer, separada y con tres hijos a su cargo y que podría estar pasando dificultades económicas relacionadas con un proceso de desahucio, se prendió fuego delante de los trabajadores de la entidad y tras rociarse con carburante mientras gritaba "¡Me lo habéis quitado todo!"

La propietaria del bar colindante con la entidad bancaria donde sucedieron los hechos explicó a Efe que entraron a su negocio varias trabajadoras de la sucursal muy nerviosas y desde allí llamaron a la Guardia Civil y a los bomberos.

Salió entonces a la calle y vio como una mujer salía en llamas por la puerta de atrás de la sucursal y tras ella varios guardias civiles intentando apagar el fuego.

Un agente de la Guardia Civil resultó herido leve al tratar de apagar el fuego y recibió asistencia médica en un centro de salud de la localidad, según confirmó el sargento del parque de Nules, Ignacio Gil.

La mujer quemada a lo bonzo en Almassora continúa muy grave en el hospital