La falta de consumo empuja a varias grandes cadenas a lanzar las rebajas un mes antes

El Ideal Gallego-2019-06-15-014-56dcc6e0

Algunas de las grandes cadenas textiles con presencia en la ciudad han lanzado ya las rebajas de verano, con casi un mes de antelación sobre la fecha tradicional, y lo han hecho con unas bajadas bastante agresivas. Esta dinámica ha sido seguida por algunas tiendas de proximidad, que probablemente en las próximas semanas vayan en aumento, porque según algunos representantes del sector el hecho de que no termine de llegar el clima estival ha complicado la campaña.

Los coruñeses continúan con un perfil bajo como consumidores en A Coruña a tenor de cómo lo está viviendo el sector del comercio en este primer semestre. Si los empresarios ya se esperaban una larga cuesta de enero que podía llegar a febrero o, incluso, marzo dadas las compras realizadas por el Black Friday y la campaña navideña (pues los descuentos de invierno ya no salieron como se esperaba), la falta de salida de stock se está prolongando más de lo esperado. Tanto es así que varias grandes cadenas de moda han empezado sus rebajas para intentar incentivar las compras.

Estas ofertas llegan tres semanas antes del inicio tradicional de la etapa de rebajas, si bien están permitidas desde que el Gobierno central liberalizó el período para saldar la mercancía. Si el año pasado se aceleró más que nunca este año parece haberse estipulado una fecha similar para cubrir los escaparates con carteles de reclamo.  

Estrategias de todo tipo
Los tiempos se alargan porque esto no hace que las rebajas acaben antes, dado que en alguna cartelería se anunciaba que el remate final será igualmente al cerrar el mes de agosto. Y para no perder ninguna oportunidad de venta, ayer se podía ver en algún gran ventanal hacia la calle que hasta con las devoluciones con la tarjeta de socio de tal o cual marca se puede ganar un descuento adicional del 20%. 

Las promociones que se están haciendo en establecimientos de firmas como Cortefiel, Bimba y Lola y Women Secret, solo por poner algunos ejemplos, son agresivas desde un primer momento. La bajada de precio sobre lo que marcaban las etiquetas originalmente llega en algunos casos hasta el 70%, moviéndose en una horquilla a partir del 20%.

Otros negocios más pequeños han seguido la estela de los grandes y han sacado algunas iniciativas para intentar tener sus propios ingresos, con distintas estrategias como anunciar que las últimas unidades de este o aquel producto se rebaja. Hasta las perfumerías tienen sus propias reducciones de precio para mover el almacén. 

Otras cadenas que se reservan para las etapas tradicionales han elegido ofertar alguna cosa concreta para no quedarse atrás. No obstante, parece que de momento a los que mejor les está funcionando la estrategia es a aquellos que han puesto todo a menor coste, a tenor de la afluencia de público que se podía ver en la mañana de ayer en algunos locales del entorno de la plaza de Lugo. 

Desde el sector del pequeño comercio reflexionan sobre que este acelerón de la campaña se ha dado porque no se vende, porque la economía de los vecinos no va bien, y la irregularidad de la meteorología en las últimas semanas ha sido una traba.

La falta de consumo empuja a varias grandes cadenas a lanzar las rebajas un mes antes

Te puede interesar