Las comunidades ultiman las medidas para garantizar una vuelta segura a las aulas

Unas trabajadoras desinfectan el colegio de San Juan, en Murcia | m. guillén (efe)
|

El País Vasco anunció que escalonará la vuelta a las aulas con la incorporación, inicialmente, de los alumnos de infantil, primaria y primero y segundo de la ESO y la Comunidad Valenciana permitirá que los centros que lo requieran adopten un regreso progresivo, mientras que Asturias ha decidió retrasar su inicio hasta el 22 de septiembre para poder realizar pruebas PCR a docentes y trabajadores y rebajó el número de alumnos en algunos cursos. 

Tras el acuerdo del jueves entre el Gobierno y las comunidades autónomas para la vuelta a las aulas, y cuyas medidas y protocolos suscitaron la critica de los principales sindicatos de enseñanza, tres comunidades han decidido -cada una con distintas fórmulas- que la vuelta a las aulas se haga paulatinamente y, en el caso de Asturias, de carácter semipresencial entre tercero de la ESO y el Bachillerato y no de forma presencial como se acordó el jueves. 

Contratación de profesores
El Gobierno vasco hará que el comienzo sea escalonado, de manera que empiece el 7 de septiembre en infantil, primaria y primero y segundo de la ESO, y el 15 de ese mes en tercero y cuarto de la ESO y Bachillerato, al tiempo que, en línea con el acuerdo de ayer, el uso de mascarillas será obligatorio a partir de primero de primaria (seis años). 

La FP comenzará el 14 de septiembre y cada centro educativo contará con una persona responsable para abordar aspectos relacionados con el Covid-19. 

También se ha previsto la contratación “adicional y excepcional” de 1.000 profesores para reforzar el servicio en aquellos centros con mayor número de alumnos por aula, aunque primero se analizarán las necesidades de cada colegio al inicio del curso escolar.  

La Comunidad Valenciana acordó ayer  junto con sindicatos, representantes de las patronales de la enseñanza concertada, asociaciones de directores y representantes del alumnado que la vuelta a las aulas se haga de forma progresiva entre el 7 y el 11 de septiembre. 

El consejero del ramo, Vicent Marzà, explicó que la decisión se adopta porque es “conveniente que aquellos centros que necesiten realizar un inicio de curso progresivo deben tener esa flexibilidad” y ha destacado que “es una medida que permite hacer pedagogía tanto al alumnado como a las familias sobre las dinámicas de protección e higiene en los centros educativos”. 

Valencia reducirá las ratios
Asimismo, el Ejecutivo valenciano mantuvo una reunión con sindicatos y el sector de la enseñanza para repasar todas las medidas de seguridad, protección e higiene para el inicio de curso, que se han concretado en un aumento de profesorado, la reducción de ratios de alumnos de algunos centros, o el establecimiento de grupos de convivencia estables y de grupos de alumnos con distancia interpersonal de un metro y medio. 

Medidas que se complementan con otras de higiene, desinfección, señalización de espacios comunes y otras para el comedor escolar, transporte, patios de recreo y el establecimiento del espacio Covid-19 en cada centro educativo. 

Por su parte, Asturias decidió que para mejorar la seguridad de la vuelta a clases se deben llevar a cabo pruebas para la detección de la enfermedad al profesorado y trabajadores de los centros, una cuestión que retrasará el inicio del curso a la par de la decisión de retrasarlo también a la espera de la evolución de la pandemia 

De esta forma, el curso se iniciará el día 22 para Infantil y Primaria en lugar del día 10, como estaba previsto, mientras que en Secundaria y Bachillerato será entre los días 28 y 29 -inicialmente el 14- y en Formación Profesional arrancará el día 30, en lugar del 18, y se mantendrán los 175 días lectivos sin alterar el periodo vacacional, por lo que se prevé que las clases se prolonguen unos días más en el mes de junio.

Según las nuevas medidas aprobadas por el Gobierno asturiano, los alumnos de hasta Segundo curso de la ESO tendrán clases presenciales diarias y estables de no más de veinte alumnos y, a partir de ahí, el resto de estudiantes acudirán al aula de forma rotatoria y en días alternos de manera que solo asista la mitad de los integrantes del curso mientras que el resto lo hará a través de clases telemáticas.

Las comunidades ultiman las medidas para garantizar una vuelta segura a las aulas