Una obra obliga a limitar las plazas de parking en Tarrío esta semana

La zona afectada por las obras de mejora se encuentran valladas desde ayer y no es posible estacionar en ella

Una obra de mejora en el núcleo de Tarrío obliga al Ayuntamiento de Culleredo a limitar el número de plazas de parking en el entorno de la casa consistorial durante esta semana.


El Gobierno local, que preside José Ramón Rioboo, inició los trabajos de instalación de la red de canalización de aguas en el centro de esta localidad y con la que se pretende mejorar las condiciones de las calles más inmediatas al ayuntamiento.


Según fuentes municipales, se instalarán colectores para la recogida de agua de lluvia en las calles de la Constitución, del Concello y en la de Manuel Andrés Reboredo. La infraestructura tendrá una longitud de casi medio kilómetro y dispondrá de 18 sumideros y 22 pozos de registro.

Las mismas fuentes añaden que la actuación se prolongue a lo largo de toda esta semana y se ha vallado la zona de intervención con lo que se han reducido el número de plazas de parking.
Inversión


El Ayuntamiento invierte en la actuación un montante de 54.000 euros y en el proyecto colabora económicamente la Diputación. En el presupuesto se incluye la renovación de la red de fecales en la calle de Canabal, en Vilaboa.


El alcalde explica que la ejecución de inversiones que incrementen los servicios básicos a la ciudadanía “son una prioridad para el Gobierno local”.


La intención del mandatario local es programar nuevas inversiones tanto en materia de saneamiento como en red viaria, especialmente en la zona rural.

Plan de Obras y Servicios
La mejora que se está llevando a cabo en Tarrío forma parte de un amplio programa de proyectos que se aprobó en pleno y que se integran dentro del Plan de Obras y Servicios (POS) de la Diputación.


El programa, que alcanza casi el millón de euros, se centra en la mejora de infraestructuras deportivas, mejoras urbanas y renovación de la iluminación pública para la dotación de eficiencia.
Según indicaban desde el Gobierno local cullerdense, la de mayor presupuesto es la humanización de la avenida de Ribados, una de las calles principales de O Burgo, que tendrá imagen y prestaciones renovadas por 392.923 euros.


También se proyecta la rehabilitación del pavimento de la calle de Fernando Pérez de Traba de O Burgo por 39.973 euros y la renovación de diversas vías en Boedo y Rumbo por 120.953 euros.

Una obra obliga a limitar las plazas de parking en Tarrío esta semana

Te puede interesar