El Hospital ve la confidencialidad como una asignatura pendiente

José Luis Seoane y Carmen Ramil, al comienzo de la charla JAVIER ALBORÉS
|

El salón de actos del Complejo Hospitalario Universitario (CHUAC) acogió ayer una mesa redonda sobre la ley de autonomía del paciente, en el simposio que se celebra en memoria de su décimo aniversario. En esta ocasión fue el presidente de la  Audiencia Provincial, José Luis Seoane, habló sobre lo que la moderadora, Carmen Ramil, denominó “uno de las asignaturas pendientes en el entorno hospitalario”: la confidencialidad. “Hay demasiadas fugas de información –reconoció Ramil– porque los facultativos son demasiado descuidados. Hacen cosas como hablar entre ellos en un ascensor o con el paciente delante de otros pacientes”.
Seoane recordó a los oyentes que la intimidad es un derecho que garantiza la Constitución, y que el que también se ocupan de él, los Derechos Humanos en su vertiente de la Bioética. “Hoy en día nos encontramos con una medicina masificada, en la que la amistad entre médico y paciente ha desaparecido, y el trato queda limitado aún más por un momento de recortes”, reconoció el experto. Estos recortes, que significan menos tiempo o un espacio privado para notificar los diagnósticos, son algunos de los desafíos a los que se enfrentan los profesionales. Seoane añadió que hoy en día se ha progresado en algunos campos, como en el derecho a la información del paciente: “Antes la figura del médico era paternalista y era él el que decidía, ahora ya se acepta que parte de la labor del facultativo es informar al paciente para que pueda tomar una decisión”.
El presidente de la Audiencia Provincial reconoció que ningún derecho es absoluto, y que en algunos casos hay que sopesar otros intereses. Puso como ejemplo el caso de un marido que no quiere que se informe a su mujer de que padece una enfermedad de transmisión sexual. “En general, se trata de equilibrar el derecho del paciente a la intimidad y a que se protejan sus datos con el daño que produce que no se divulgue esta información”, comentó Seoane que confesó que es en los casos más equilibrados donde esta cuestión resulta más difícil de solucionar. n

El Hospital ve la confidencialidad como una asignatura pendiente