La Marea tiene sin ejecutar la mitad de los planes del presupuesto participativo

el ideal gallego-2019-03-27-003-baebaf46
|

La proximidad de las elecciones municipales apremia y la mayor parte de los partidos deja en un segundo plano la actividad municipal para centrarse en la precampaña. Sin embargo, esta actitud puede pasar factura a las instituciones, ya que sin ir más lejos el tiempo juega a la contra del  Gobierno local de la Marea en su programa de los presupuestos participativos. A dos meses de los comicios, y uno de la cita estatal con las urnas, el equipo del alcalde Xulio Ferreiro tiene dos opciones: acelerar al máximo el ritmo para desarrollar las ideas aprobadas dentro de las convocatorias de 2016 y 2017 o incumplir casi la mitad de los compromisos que alcanzó con la ciudadanía. 


La iniciativa del Ejecutivo municipal de dar voz a los coruñeses a la hora de decidir los servicios que se establecían o las obras que se hacían en la ciudad a través de una partida englobada en el programa Orzamentos Participativos tuvo una buena acogida y eso significó la ampliación del dinero reservado y de las ideas aceptadas en estos tres años de vida. Sin embargo, la aplicación real de los proyectos no ha sido tan rápida como la participación vecinal. 


Si el Consistorio no acelera al máximo los trabajos, muchas de las ideas que surgieron de la población no llegarán a tener aplicación antes de las elecciones municipales y si es otra fuerza la que se hace cargo de María Pita, quizá no lleguen a finalizarse en ningún momento. A dos meses de acudir a las urnas, el 47,7% de las actuaciones aprobadas por el equipo de Ferreiro no se han terminado. 

De las 29 tareas que se aceptaron en 2016 –a ejecutar con el presupuesto del año siguiente– aún quedan tres a la espera. Tanto la instalación de una estación de BiciCoruña en cada barrio como la “posibilidad de llegar a Pocomaco en algo que no sea un coche particular” están supuestamente en “fase de licitación”, por lo que difícilmente serán un activo del que presumir en campaña. 

Casi 30 de 46
Una tercera cuestión, la creación de una aplicación móvil para avisar al Ayuntamiento de las incidencias estaría en ejecución, si bien no se conoce una fecha concreta para estrenar esta herramienta. Un año después ya pasaron el corte 46 propuestas, pero de estas hay 29 en diferentes estados de evolución. A nivel de ciudad solo se ha avanzando en la recogida de aceite usado, mientras que el carril bici, la creación de una ruta del modernismo o el arreglo del pavimento de las escaleras que hay por todo el Barrio de las Flores, especialmente las que acceden al parque interior, van a distintos ritmos. 


Se da la circunstancia de que precisamente en 2017 se habían adjudicado 400.000 euros para las escaleras y otros 300.000 euros que ayudarían a la movilidad en el bloque 6 de la calle de las Margaritas, en la misma zona. También están en estudio, al 25% de ejecución, un parque biosaludable y la instalación de una pista deportiva en el barrio, para el que se requería una renovación por su 50 cumpleaños. 

Según el estado de avances que establece el propio Ejecutivo municipal, la mayor viabilidad para acabar antes de finales de mayo estaría en proyectos como instalar bancos en A Silva y Penamoa, crear huertas urbanas en Oza y plantar más árboles en Monte Alto. Esta última medida es una de las que más se ha logrado finalizar en otras áreas.

La Marea tiene sin ejecutar la mitad de los planes del presupuesto participativo