Sans abre una pequeña rendija en la puerta de la Copa de la Reina

|

A la espera de lo que decida la FEB sobre la presunta alineación indebida del Oviedo, los emparejamientos de la última jornada de la primera vuelta dejan al Basquet Coruña prácticamente sin opción alguna de clasificarse para la Copa de la Reina. 
Pero hay una rendija: que al equipo asturiano se le dé por perdido su partido de la 15ª jornada, que ganó al Palma (90-76), pero en el que alineó al base Agustí Sans, que 11 días antes había jugado con el Lleida, club con el que tenía un contrato temporal que acabó tras este choque, ganado al Barcelona (71-64). El conjunto mallorquín firmó el acta bajo protesta. 
Si finalmente la FEB obra con sentido común, el Oviedo quedaría con una marca de 11-5, la misma que tienen ahora mismo Palencia, Burgos y Gipuzkoa, y una victoria más que Coruña, Ourense, Araberri y Lleida, a la espera de lo que haga el Breogán (9-6) en su partido del día 28 ante el filial azulgrana perteneciente a la jornada 16.
De todos modos, el Coruña no solo necesitaría, además de vencer en Melilla, una carambola algo más que milagrosa, aun contando con sanción al Oviedo. En primer lugar, porque o Palencia o Burgos lo superaría en un triunfo. En segundo, por la diferencia de puntos a favor y en contra, donde manda el Breogán (110), seguido del Burgos (102), el Palencia (75), el Gipuzkoa (57) y el Ourense (51), mientras que los de Tito Díaz tienen un saldo de 49. Y en tercero, por la dificultad de la salida del Coruña y la teórica comodidad de los compromisos de sus rivales por el segundo billete copero: el Lleida recibe al CB Clavijo (antepenúltimo), el Oviedo al colista Barça y el Gipuzkoa al Marín (penúltimo e inmerso en una racha de seis derrotas seguidas). 
El Araberri juega en la pista del quinto por la cola, el Prat, equipo que con su inesperada victoria de hace tres jornadas en Riazor cercenó gran parte de las opciones naranjas, mientras que Lugo vivirá un derbi Breogán-Ourense cuyo mejor resultado para los intereses naranjas es un triunfo visitante por el más escaso margen de puntos.
Complicado se queda muy corto. Pero, mientras las matemáticas no lo nieguen, hay que hacer caso al refrán: “La ópera no acaba hasta que no canta la gorda”. n    j.a.n.b.

Sans abre una pequeña rendija en la puerta de la Copa de la Reina