La Guardia Civil desmantela una banda criminal que asaltó más de 50 viviendas en Galicia

|

La Guardia Civil ha detenido, en el marco de la operación “Brinza”, a tres personas de nacionalidad albanesa como presuntos integrantes de un grupo criminal dedicado al robo con fuerza en al menos 50 viviendas habitadas en Galicia en lo que va de año.
En concreto, la Benemérita halló dos zulos en el Monte de Granxa do Xesto, donde ocultaban los artículos robados y en los que se intervino un kilo y medio en joyas de oro, valoradas en unos 50.000 euros, precisó la Guardia Civil en un comunicado.
Asimismo, los agentes de la Benemérita intervino las herramientas empleadas para cometer estos robos. De igual modo, en el registro de la vivienda que los detenidos utilizaban como domicilio, fueron intervenidos 11.000 euros y otros efectos relacionados con la investigación.

vivienda alquilada
Los detenidos residían en una vivienda alquilada en la capital compostelana, desde donde se desplazaban a distintos puntos de la geografía gallega para cometer los ilícitos. De esta forma, tal y como se apuntaba anteriormente, se ha intervenido un kilo y medio de oro valorado en 50.000 euros, procedente de los 50 asaltos.
En concreto, las investigaciones se iniciaron a finales del mes de diciembre de 2015 cuando la Guardia Civil detectó un aumento de la comisión de robos con fuerza en domicilios habitados, principalmente viviendas unifamiliares, ubicadas en zona rural y urbanizaciones de distintas localidades de las provincias de A Coruña y Pontevedra.
Las primeras investigaciones dieron como resultado la localización de tres ciudadanos albaneses que pasaban periodos de tiempo, de no más de quince días, en viviendas de alquiler en A Coruña y Santiago.
Desde estas ciudades, ataviados con prendas de vestir de color negro para pasar más desapercibidos durante la noche, realizaban largos recorridos desplazándose a zonas residenciales donde cometían los robos, siendo su objetivo principal la sustracción de dinero y joyas.
Una vez cometidos el hecho, los efectos sustraídos y las herramientas empleadas las ocultaban en zulos ubicados en el Monte de Granxa do Xesto de la capital compostelana, lugar al que se desplazaban en horario nocturno y a pie, para dificultar su localización en caso de una posible vigilancia policial.
Por la naturaleza y características de los robos perpetrados, este grupo criminal estaba “altamente cualificado y experimentado”, seleccionando las viviendas a batir, utilizando tácticas paramilitares y realizando numerosas vigilancias en los trayectos para detectar controles policiales.
También ocultaban el vehículo lejos de la vivienda que pretendían asaltar, a la que se desplazaban a pie.
El grupo criminal, tras realizar los robos en viviendas, abandonaba la Comunidad gallega y se desplazaba a la ciudad de Barcelona, donde poseía infraestructura para ocultarse y conseguir nuevos vehículos que emplearían en cometer nuevos hechos delictivos.

La Guardia Civil desmantela una banda criminal que asaltó más de 50 viviendas en Galicia