May defiende un nuevo acuerdo de seguridad entre el Reino Unido y la UE después del Brexit

La primera ministra británica, Theresa May, pronuncia un discurso en la Conferencia de Seguridad de Múnich | efe
|

La primera ministra británica, Theresa May, pidió ayer un nuevo tratado en materia de seguridad entre la Unión Europea y el Reino Unido para después del Brexit, ya que una ruptura de la actual cooperación tendría “dañinas consecuencias reales”.
May hizo estas declaraciones al intervenir en la Conferencia de Seguridad de Múnich (MSC), un foro clave sobre política internacional, en donde argumentó que un acuerdo en defensa entre la Unión Europea y el Reino Unido precisa “voluntad política”, para que “los ciudadanos en toda Europa estén más seguros”.
Este acuerdo, agregó, debe mantener la actual cooperación en materia de seguridad, preservar las capacidades desarrolladas en los últimos años, pero manteniendo las respectivas soberanías en el ámbito legal: Londres reconocería al Tribunal de Justicia de la UE (TJUE), aunque este no tendría jurisdicción en el Reino Unido. “Propongo un nuevo tratado para nueva relación de seguridad que preserve nuestras capacidades”, aseguró May, quien apuntó tres “requisitos”: respeto a las respectivas soberanías legales, un mecanismo de resolución de disputa y el reconocimiento de distintos estándares en protección de datos.

Compromiso
“Estamos incondicionalmente comprometidos a mantener la cooperación en defensa”, subrayó la primera ministra, que afirmó que “juntos” el Reino Unido y la UE protegerán y proyectarán sus “valores” y mantendrán “seguros” a sus ciudadanos “ahora y en el futuro”.
No obstante, alertó en dirección a Bruselas y los negociadores del Brexit, “si la prioridad es no mantener la cooperación” en materia de defensa y seguridad, los resultados pueden tener “dañinas consecuencias reales”.
Por parte de Londres, agregó, no hay impedimento: “Queremos continuar con esta cooperación cuando nos vayamos de la UE”.
“Nada se tiene que poner en nuestro camino. Si ponemos esto (en referencia a la seguridad de los ciudadanos) en el centro, encontraremos los medios”, afirmó May, que instó a “no retrasar las conversaciones” en este punto y avanzar “con urgencia”, “ambición” y “creatividad”, para lograr “un tratado para la seguridad de todos los europeos”.
Por su parte, el ministro español de Exteriores, Alfonso Dastis, consideró ayer “imprescindible” el componente de seguridad y defensa en la integración europea, y añadió que en este contexto la consolidación de la industria armamentística europea es “fundamental”. En un encuentro en el marco de la Conferencia de Seguridad de Múnich, Dastis afirmó que “el componente de seguridad y defensa es imprescindible en la integración europea”, y añadió que Madrid desea que este proceso sea “complementario” a la OTAN, sin “duplicaciones innecesarias” y manteniendo el compromiso con la Alianza.
Dastis, que reconoció que “paradójicamente el Brexit va a ser bueno para reforzar el elemento de seguridad y defensa en la UE”, dijo ser consciente del interés del Reino Unido por mantener una estrecha cooperación en materia defensiva para su salida del bloque. El ministro señaló además que “la consolidación de la industria armamentística” y “el desarrollo del componente tecnológico e industrial de la defensa es un elemento fundamental” del “nuevo impulso a la seguridad y defensa europea”.

May defiende un nuevo acuerdo de seguridad entre el Reino Unido y la UE después del Brexit