La Guardia Civil confirma que el acusado de arrollar a un conocido estaba drogado

|

El Ideal Gallego-2011-07-07-008-005ac1f8

  redacción>a Coruña

  Los agentes de la Guardia Civil que en octubre de 2009 acudieron a detener al sospechoso de un atropello intencionado perpetrado pocas horas antes en una carretera de Coristanco comprobaron al llegar a su domicilio que el hombre, ahora acusado por un intento de homicidio, se encontraba bajo los efectos de las drogas.  
Varios miembros del Instituto Armado confirmaron ayer ante el tribunal de la Audiencia que enjuicia el atropello que debido a su estado, tuvieron que suministrarle dos calmantes antes de que pudiera prestar declaración policial pero, debido a su estado, ni siquiera así estuvo en condiciones de realizar aquella comparecencia.
El dato corrobora lo que el conductor sostiene, que la tarde y la noche previas al accidente había estado consumiendo cocaína y heroína con un amigo, lo que le impide recordar bien los hechos. Señala, en todo caso, que el atropello no fue intencionado, algo con lo que no concuerdan las acusaciones, que ven el incidente como un intento de homicidio.
A la vista de los testimonios de los guardias civiles, la defensa, que ejerce en nombre del acusado el abogado Manuel Ferreiro, pedirá al tribunal que tenga en cuenta esta circunstancia a la hora de dictar su sentencia.
Esta podría costarle al hombre sentado en el banquillo hasta 11 años de prisión, que es lo que pide el fiscal al entender que cuando arrolló a su conocido se estaba vengando de él, por haber mantenido una relación sentimental con una mujer a la que también él había estado vinculado.
En la vista se le juzga también por haber amenazado a otro exnovio de su conocida, que aquella misma mañana encontró una cruz a la puerta de su casa, cuya colocación se le atribuye.


 

La Guardia Civil confirma que el acusado de arrollar a un conocido estaba drogado