El Parlament pide la consulta soberanista con el apoyo de tres diputados socialistas

GRA128. BARCELONA, 16/01/2014.- Momento del pleno del Parlament celebrado hoy en el que el portavoz del PSC, Maurici Lucena (c), indica con la mano en alto a los diputados del grupo socialista que voten 'no' a la solicitud del traspaso de competencias a l

El Parlament aprobó ayer con el 64% de los votos la propuesta de pedir al Congreso la transferencia de competencias para una consulta soberanista, en una votación en la que tres diputados del PSC rompieron la disciplina de voto, por lo que la dirección socialista les pidió que renuncien a su acta.
La Cámara catalana aprobó la propuesta que, en virtud del artículo 150.2 de la Constitución, pide al Congreso que transfiera a la Generalitat las competencias de referendos con 87 votos a favor (CiU, ERC, ICV-EUiA y 3 diputados del PSC), 43 en contra (PSC, PPC y Ciutadans) y 3 abstenciones (CUP).
Pese a prosperar con el 64% de los votos, la propuesta no alcanzó la barrera de los dos tercios de votos favorables, si bien ello no impedirá que los grupos que la apoyan lleven a la Cámara Baja esta petición de traspaso de competencias, que cuenta, de antemano, con el rechazo de los grupos mayoritarios, popular y socialista.
Además de la ruptura de la disciplina de voto, el PSC asistió en la sesión de ayer a la ausencia del alcalde de LLeida, Ángel Ros, que renunció el miércoles a su escaño por discrepancias sobre la votación de ayer, y a un goteo de declaraciones críticas por parte de otros diputados que, pese a votar en contra, hicieron notar su malestar.
En este sentido, ayer mismo se conoció el anuncio de la diputada Rocío Martínez-Sampere de que, pese a acatar al final la disciplina de voto, dimite de la Comisión Ejecutiva del partido, al igual que la exdiputada Laia Bonet que, al igual que la primera, opta a las primarias socialistas para la alcaldía de Barcelona.
Recién finalizado el pleno, la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, remitió al presidente del Congreso, Jesús María Posada, la proposición de ley de delegación de competencias a la Generalitat para que pueda iniciar cuanto antes el trámite parlamentario.
Al término de esta sesión del Parlament con un único punto en el orden del día, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, expresó su satisfacción por la “mayoría sólida y amplia” que respaldó la iniciativa.
La proposición de ley había sido acordada por CiU, ERC, ICV–EUiA y la CUP, aunque esta última decidió abstenerse alegando que no hay que pedir permiso al Congreso para convocar la consulta soberanista.
En un pleno de gran expectación mediática y concentraciones en las puertas del Parlament de la entidad independentista Asamblea Nacional Catalana y del Movimiento Cívico –contraria al proceso soberanista–, la líder del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, advirtió de que “se inicia el camino para romper España”.
Tanto Sánchez-Camacho como el presidente de Ciutadans, Albert Rivera, instó a Mas a aceptar lo que decida la mayoría del Congreso y advirtió a CiU, ERC e ICV–EUiA de que con este trámite se meten un “autogol”.

El Parlament pide la consulta soberanista con el apoyo de tres diputados socialistas

Te puede interesar