El cambio de la vidriera franquista empieza a un mes de las elecciones

el ideal gallego-2019-04-23-006-4643b17c
|

La sustitución de la vidriera del palacio de María Pita con motivos franquistas comenzó a poco más de un mes para que se celebren las elecciones municipales.


El gobierno de la Marea Atlántica anunció que tenía la intención de llevar a cabo esta actuación desde el comienzo del mandato en 2015, pero no fue hasta ahora cuando se ejecutó.


El Gobierno municipal había incluido en el presupuesto en varias ocasiones partidas para poder realizar esta intervención, pero que quedaron sin utilizar y que provocaron críticas desde diversos sectores, uno de ellos la representación del BNG en el Ayuntamiento, que pedía a la Marea Atlántica que diese cumplimiento a la Ley de Memoria Histórica. 


La actuación para el cambio de la vidriera por una que no contenga motivos franquistas costará 87.385 euros, de los que 33.468 son para los trabajos previos y cerca de 54.000 para la sustitución de la cristalera. Esta segunda parte de la intervención se adjudicó a Maumejean, que es la misma empresa que se encargó de ejecutar la cristalera original.


A principios del pasado mes de marzo se pusieron en marcha los trabajos previos para realizar esta intervención, que principalmente se centraban en la instalación de una línea de vida alrededor de la vidriera y en el exterior del edificio municipal para garantizar los trabajos en altura que se llevarán a cabo.


Estas acciones se prolongaron durante un mes aproximadamente y ahora el Ayuntamiento da comienzo a la parte de los trabajos que hacen referencia a la sustitución de los cristales, de los que se cambiarán aquellos en los que existen motivos que relativos a la época franquista.
La sustitución de la vidriera, que está en el techo sobre la escalera principal del palacio de María Pita, contará con diversas fases.


La primera será el desmontaje de la vidriera, que durará diez días, y que posteriormente tendrá que volver a ser montada en Madrid para ser modificada. 


En total, se considera que serán necesarios alrededor de tres meses para completar la sustitución de la vidriera. La actuación contempla que se vean afectados hasta trece paneles, que son en los que aparece el águila de San Juan, motivo de la sustitución, y que será reemplazado por el escudo oficial.

El cambio de la vidriera franquista empieza a un mes de las elecciones