Los irlandeses dicen sí al matrimonio homosexual con el 62% de los votos

. Dublin (Ireland), 23/05/2015.- People reacting to results coming in from constituencies around Ireland suggesting an overwhelming majority in favour of the referendum on same-sex marriage, in Dublin, Ireland, 23 May 2015. The first results were declared
|

El electorado irlandés aprobó con un 62,07% de los votos emitidos en el referéndum celebrado este viernes la legalización del matrimonio entre parejas del mismo sexo, según anunció ayer la Comisión del plebiscito.
Los datos oficiales dados a conocer indicaron que los votos en contra de la propuesta del Gobierno, de coalición entre conservadores y laboristas, para autorizar y dar categoría constitucional al matrimonio homosexual alcanzaron el 37,93%.
La Comisión también informó de que la asistencia a las urnas fue del 60,52%, la más alta desde el referéndum sobre la legalización del divorcio celebrado en 1995, después del cual se celebraron 20 plebiscitos más.
Al convertirse en el primer país del mundo que autoriza por voluntad popular el matrimonio entre parejas del mismo sexo, estas uniones están desde ayer reconocidas por el artículo 41 de la Carta Magna, lo que les concederá protección constitucional y les equiparará al matrimonio convencional.
Los detractores, entre los que figuran grupos antiabortistas, ultraconservadores y la Iglesia católica, sostienen que estas uniones atentan contra los valores de la familia tradicional y que modificarán radicalmente los procesos de adopción y de maternidad subrogada, al tiempo que erosionarán los derechos del menor.
El bando del “no” a la legalización en referéndum del matrimonio entre parejas del mismo sexo en la República de Irlanda se declaró ayer “orgulloso” de haber podido defender la posición de una minoría “cuyas voces nadie escucha”.

Iglesia
El arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin, afirmó ayer que el “sí” del electorado irlandés al matrimonio homosexual es un ejemplo de la “revolución social” que atraviesa “desde hace tiempo” este país y reconoció que la Iglesia católica debe reaccionar a estos cambios. Con la mayoría de los sufragios del plebiscito del viernes computados y asegurada ya la victoria del “sí”, Martin concedió que ha llegado el momento de que la jerarquía católica inicie un proceso de profundo debate y de “revisión de la realidad”.
El máximo dirigente de la archidiócesis de Dublín aseguró que los responsables católicos deben hallar un “nuevo lenguaje” para propagar más eficazmente el mensaje de la Iglesia, sobre todo entre los más jóvenes, cuyo voto ha resultado clave en la consulta sobre el matrimonio entre parejas del mismo sexo.
Por su parte, el primer ministro irlandés, el democristiano Enda Kenny, rindió ayer un homenaje a los miles de jóvenes emigrantes o desplazados que regresaron al país para votar en el referéndum. Los analistas sostienen que el voto joven fue decisivo para que se aprobase el matrimonio homosexual.
Kenny destacó que la decisión del electorado envía también un mensaje a la comunidad internacional sobre “el liderazgo pionero” mostrado por Irlanda, al ser el primer país del mundo que aprueba en referéndum este tipo de uniones.

Los irlandeses dicen sí al matrimonio homosexual con el 62% de los votos