Los trabajadores “parchean” las obras del Paseo Marítimo antes de abandonarlo durante el verano

|

El Ideal Gallego-2011-06-29-002-d7562db6

Pasado San Juan, los operarios volvieron a trabajar ayer en las obras de reforma del pavimento del Paseo Marítimo. Y lo hicieron después de que el alcalde, Carlos Negreira, anunciase la previsible suspensión temporal de los trabajos durante la temporada de playa. En el Ayuntamiento aseguran que todavía se está estudiando una solución con la adjudicataria. Pero la empresa da por hecho que, una vez cerrados los socavones actuales del Paseo, el cambio de firme se aplazará hasta septiembre. La decisión de retrasar la reforma responde al hecho de que el gobierno local considera que las obras podrían obstaculizar el paso de los peatones a las playas de Riazor y Orzán justo en la época de mayor afluencia.

r. l. > a coruña


 El Paseo Marítimo está en obras de nuevo. Tras el parón por la fiesta de San Juan, los operarios volvieron a trabajar en la zona. Eso sí, los trabajos en los tramos levantados continúan a la espera de que el Ayuntamiento decida qué hacer con la reforma para el cambio de pavimento entre la fuente de Los Surfistas y el Playa Club, que había sido programada para la época estival por el anterior gobierno local.
El alcalde, Carlos Negreira, aseguró la semana pasada que se estaba barajando la posibilidad de paralizar las obras durante todo el verano, con el fin de no entorpecer el tránsito en el Paseo en la temporada de más afluencia de gente. Y, según el gobierno local, la administración local todavía está estudiando con la empresa encargada de los trabajos la posibilidad de aplazar hasta mediados de septiembre la remodelación.
Pese a esto, parece que la adjudicataria ve probable que la reforma no se ejecute durante julio y agosto. De hecho, los trabajadores creen que, una vez finalice el relleno de los socavones abiertos durante las labores de pavimentación y se adecue el estado del firme para que no resulte peligroso para los viandantes, las obras no se retomarán hasta después del verano.  

Proyecto > El anterior gobierno local llevaba tiempo preparando la reforma del pavimento del Paseo Marítimo, una de las zonas más criticadas por la actual administración durante su etapa en la oposición, debido al mal estado en el que se encontraba el firme entre el Orzán y Riazor.
Aunque en un principio estaba previsto que los trabajos comenzasen en abril, no fue hasta mediados de mayo cuando empezaron los preparativos para la puesta en marcha de las obras. Para la renovación del pavimento, el gobierno de Javier Losada reservó un partida de 741.000 euros. La idea era aplicar una losa de hormigón con maya metálica. Se trataba de un material muy resistente, con el fin de que pudiese soportar el paso de la maquinaria de limpieza y de montaje de los diversos actos que se organizan en los arenales a lo largo del año. De hecho, el material ya había sido probado antes de su elección en el propio Paseo, a la altura del Playa Club.
Aunque las obras iban a coincidir con plena temporada de playa, estaba previsto que se habilitasen pasos provisionales de acceso para minimizar las molestias de los usuarios. Ahora, el nuevo gobierno local descarta, en principio, esta posibilidad, ya que cree que los trabajos pueden entorpecer tanto el acceso a los arenales, como el paso de los viandantes.
Otro de los temas que está pendiente de resolver es el de la barandilla. A la espera de que se convoque un concurso de ideas, el Ayuntamiento instaló en San Juan una valla blanca de obra para separar la playa de Riazor del Paseo en el tramo sin balaustrada. Por el momento la barrera continúa instalada en la zona.


Los trabajadores “parchean” las obras del Paseo Marítimo antes de abandonarlo durante el verano