Los vecinos de A Ponte Vella se rebelan contra la parálisis de las obras de la plaza de Enrique IV

Los vecinos colocaron pancartas reivindicativas en las farolas de la plaza de Enrique IV
|

A Ponte Vella ha dicho basta a la situación de la plaza de Enrique IV. Las intensas precipitaciones del pasado sábado y sus consecuencias, incluidas las ratas que salieron de los sumideros, han agotado la paciencia de los vecinos, que no han dudado en trasladar a la calle su indignación con la colocación de pancartas en la conocida como A Eira Vella.
Según recoge el acta de la sesión ordinaria e la Junta de Gobierno de 10 de mayo de 2018, el Ayuntamiento de Betanzos y la adjudicataria del plan de mejora de la red de saneamiento y pluviales de la plaza Enrique IV conveniaron rescindir el contrato “por mutuo acuerdo”, casi seis meses después de la apertura de un expediente de resolución por “retrasos acumulados” y ausencia de soluciones a la paralización de las obras, anunció entonces el Gobierno de García Vázquez.
La propuesta inicial era rescindir el contrato por incumplimiento culpable de la adjudicataria a partir de un informe del director de obra que describía incumplimientos por parte del contratista, pero la empresa presentó alegaciones que, al menos en parte, aceptó el municipio, admitiendo incluso “concurrencia de culpas”. Así lo señala el acta de la sesión, publicada en la web del Ayuntamiento de Betanzos.

Retrasos
Las actuaciones, que comenzaron a mediados de 2017, se iniciaron semanas después de lo prvisto aunque entonces se apuntó a las autorizaciones necesarias para llevar a cabo las obras, dado que eran numerosos los organismos públicos que tenían que pronunciarse teniendo en cuenta el grado de afectación del proyecto, al lado del Mandeo. Un año antes, y tras numerosas protestas ciudadanas por incidentes relacionados con el mal estado de los sistemas de alcantarillado del entorno, el Gobierno de Betanzos había contratado la “Mellora na Rede de Saneamento de Fecais e Pluviais na praza de Enrique IV”. Incluía –asimismo– la sustitución del pavimento y las canalizaciones de abastecimiento hasta sumar una inversión de 96.525 euros, apuntaron desde el Liceo.
El BNG mostró su respaldo a las protestas “logo de rebordar o saneamento a pasada fin de semana” porque, de acuerdo con las declaraciones de su portavoz, Henrique del Río, “é insalubre, inadmisíbel e desde logo a veciñanza que paga os seus impostos non pode estar nesta situación desde hai anos” y porque “malia terse debatido no pleno todo tipo de iniciativas sobre esta situación, o Goberno local busca excusas en lugar de solucións: primeiro foi que para a obra había que pedir unha ducia de informes e agora a responsabilidade derívaa sen máis á empresa”. Los nacionalistas acusan de irresponsabilidad a García Vázquez. l

Los vecinos de A Ponte Vella se rebelan contra la parálisis de las obras de la plaza de Enrique IV