“Solo uno de cada cuatro hiperactivos sabe que lo es”

la fundaciã³n jove acoge unas jornadas sobre el tdah quintana
|

A pesar de ser trastornos cada vez más conocidos, el déficit de atención y la hiperactividad siguen suscitando numerosas incógnitas en la sociedad, y marcando la vida de las personas que lo padecen y sus allegados. Para arrojar un poco de luz sobre el tema, la asociación Anhida Coruña y la Fundación María José Jove iniciaron ayer un ciclo de charlas sobre los principales riesgos que se encuentran los afectados, sobre todo los niños.

 

¿En qué se centra la jornada?

Sobre todo en la prevención de riesgos, porque la falta de atención y la impulsividad que tienen las personas con TDAH les hace muy propensos a sufrir caídas, quemaduras, accidentes de tráfico o laborales.

 

En estos últimos dos casos se refiere más a los adultos, ¿no?

Sí. El TDAH se suele relacionar más con niños, pero hay muchas personas adultas que lo tienen y no lo saben. Eso es porque se trata de un trastorno “enmascarado” que puede pasar por otras cosas, como la ansiedad, por eso es difícil de detectar. Sin ir más lejos, solo se diagnostica uno de cada cuatro casos reales.

 

¿Por qué se detecta más en los niños?

Por el colegio, donde se pone más de manifiesto sin un niño tiene problemas de atención o es hiperactivo. Pero, hay muchos chicos que pasan por vagos o traviesos cuando tienen TDAH. En este punto, el fracaso escolar puede ser una señal de alerta para poder diagnosticarlo.


¿Hay colaboración en los centros respecto a este trastorno?

Ahora sí, pero al principio cuando íbamos a dar charlas había mucha reticencia a que entrásemos en los colegios. Hay que dejar claro que estos niños no necesitan una educación especial, sino un pequeño apoyo y la comprensión de sus profesores. Tengamos en cuenta que uno de cada 20 niños tiene TDAH, que es un porcentaje muy elevado, con respecto a otros trastornos.

 

Y en adultos, ¿como se nota?

Suele ser gente que cambia de trabajo sin razón aparente, que ha tenido un historial de fracaso escolar o, incluso, que tenga hijos a los que se les ha detectado TDAH. No hay que olvidar que tiene un componente hereditario en un 80%.

 

“Solo uno de cada cuatro hiperactivos sabe que lo es”