La cera de los cirios, los palcos y los recortes marcan la Semana Santa de los gobiernos del cambio

|

Las procesiones organizadas por centenares de hermandades y cofradías en toda España saldrán a las calles este año, aunque no sin algunas polémicas relacionadas con la cera de los cirios, el sorteo de sillas en los palcos y los recortes económicos, como consecuencia de la entrada de nuevas fuerzas políticas en los ayuntamientos.
Concretamente, en Madrid saldrán 13 procesiones y lo harán “sin problemas”, según fuentes del Arzobispado de Madrid. Así lo comprobó el asistente religioso del arzobispado que supervisa la preparación de las procesiones, de cuya organización se encargan las propias cofradías, hermandades y parroquias.
Aparte de las procesiones, cada año se programan en la capital una serie de conciertos y actos con motivo de la Semana Santa que este año han visto recortado su presupuesto, ya que el Ayuntamiento ha destinado a este fin 178.000 euros, 37.000 menos que el año pasado. En cualquier caso, al final se ha incrementado el presupuesto con respecto a la cantidad planteada al principio –150.000 euros–, la misma que la asignada a los actos por el Año Nuevo Chino y por el Ramadán, un hecho que ha suscitado críticas en miembros del PP como Esperanza Aguirre.
Asimismo, en provincias como Valladolid, Zaragoza, Córdoba y Logroño, la Semana Santa se celebrará sin incidencias. Así, en las calles pucelanas los pasos avanzarán a hombros de los cofrades “sin conflicto”, tal y como señaló el alcalde de la ciudad, el socialista Óscar Puente.
En Mallorca suscitó críticas el hecho de que el Ayuntamiento pidiera a las cofradías una cláusula especial para cubrir incidencias causadas por la cera que cae de los cirios, “sin margen de tiempo para cumplirlo”, según denunció la portavoz del PP en la isla, Marga Durán. A su juicio, decisiones como esta hacen “peligrar” la celebración de las procesiones.
En Sevilla, donde el grupo municipal de Participa promovió un sorteo –con preferencia para las personas con discapacidad–  de los asientos que les correspondían en los palcos para ver las procesiones.

La cera de los cirios, los palcos y los recortes marcan la Semana Santa de los gobiernos del cambio