La primera alerta naranja costera de la temporada obliga a cerrar las playas

|

La primer alerta naranja costera de la temporada azotó ayer el litoral con olas de cinco a seis metros, lo que obligó a cerrar al publico las playas del Paseo Marítimo de A Coruña. Desde las tres de la tarde, y durante el resto de la jornada, no fue posible pisar las playas de Riazor, Orzán y Matadero. La mayoría de los curiosos que quisieron contemplar la fuerza de los elementos tuvieron que contentarse con hacerlo apoyados en la balaustrada del paseo.
Mientras tanto, un dispositivo formado por agentes de la Policía Local, voluntarios de Protección Civil y los bomberos del Grupo de Rescate Acuático (GRA), que se mantuvieron en La Coraza ante la posibilidad de que un golpe de mar arrebatara a a algún curioso. Sin embargo, la pleamar, que llegó alrededor de las seis y media de la tarde, transcurrió sin que se registrara ninguna novedad. 
Y eso, a pesar del viento de componente norte, nordeste, que es precisamente el más peligroso para la costa coruñesa porque la bahía está abierta al océano en esa dirección. Fuentes de los servicios de emergencia calificaron la alerta de “naranja tirando a amarilla”. Es decir, más leve de lo esperado. 
Quizá por eso hubo personas que ignoraron la cinta de la Policía Local y pisaron la arena. Sobre todo, en la zona de Riazor, donde aprovecharon que las olas no llegaban a superar las dunas para subirse a ellas y contemplar las ondas de entre cinco y seis metros de altura. 

de madrugada
A pesar de que con la retirada de la marea pasó el peligro, la alerta naranja se mantuvo a lo largo de toda la noche, porque la siguiente pleamar estaba prevista para las seis de la madrugada. Como la anterior, transcurrió sin incidentes, con el añadido de que esta vez, debido a lo avanzado de la hora, las autoridades no tuvieron que preocuparse de que ningún curioso se pusiera a sí mismo en peligro. 
Se espera que el precinto se retire de los accesos a los arenales a las nueve de la mañana, salvo que el parte meteorológico indique otra cosa. Los últimos informes de Meteogalicia indican que se espera bonanza para los próximos días, con pocas probabilidades de lluvia y cielos nublados de forma intermitente. En cuanto a la temperatura, hoy se mantendrá la máxima en 15 grados centígrados, pero irá subiendo desde mañana para situarse el miércoles en 18 grados, con 13 de mínima, unos valores dentro de lo normal para este período del año.

La primera alerta naranja costera de la temporada obliga a cerrar las playas