El grupo mayoritario de placeros exige una reunión con el alcalde para hablar sobre la ordenanza

|

El voto en contra de PP y PSOE echó por tierra las esperanzas del Gobierno local de la Marea de aprobar la nueva ordenanza de mercados en el pleno del jueves. Sin embargo, tras esta paralización ni el colectivo mayoritario de placeros ni un grupo minoritario de concesionarios y vendedores en precario están satisfechos. Las cinco agrupaciones que representan al grueso de los comerciantes anunciaron ayer que reclamarán un encuentro con el alcalde para analizar los siguientes pasos a dar para que la norma evolucione y obtenga el consenso.
Las asociaciones de la Plaza de Lugo, As Conchiñas, San Agustín, Monte Alto y En Defensa del Mercado de Elviña reconocieron ayer que “se ha pedido audiencia con el alcalde por registro”. “No contestan a los correos electrónicos y a las peticiones por registro, pero a esta demanda sí lo tienen que hacer”, dicen.
Este grupo, al que también apoyan placeros que no están asociados y algún mercado que todavía no cuenta con su entidad, entiende que ahora es el Gobierno local el que debe dar pasos para tratar de retomar las negociaciones. Pero han exigido el encuentro para adelantarse al ritmo municipal.
“Nos tendremos que sentar y razonar para arreglar las cuestiones con calma”, inciden. Pese a las críticas del otro colectivo y lo que entendieron como “ataques”  incluso del concejal de Empleo y Empresa, Alberto Lema, aseguran que “nadie pide que se le quiten cosas a la gente”. 
Recuerdan que lo único que se está demandando es que se trate a todos los placeros por igual y no se beneficie a los ambulantes. En este sentido, subrayan que han pagado unas menores tasas y no han tenido que afrontar los montantes de un traspaso en tiempos de bonanza y que el Ayuntamiento los quiere premiar.
De igual forma dudan de que la nueva norma impulsada por Lema les vaya a dejar el margen de traspasar un puesto y, en cualquier caso, recuerdan que ahora nadie estaría interesado en comprarlo.

el encaje jurídico
Por su parte, el presidente de una de las asociaciones de Elviña y uno de los portavoces de los empresarios a favor de la ordenanza, Leonardo Tomé, lamentó que esta no consiguiese los votos necesarios. “Casi todo está enturbiado por la política”, afirmó, antes de recalcar que el reglamento “no va a cambiar el día a día de las plazas”. De hecho, destacó que en Elviña todos tendrán sus espacios hasta 2027.
Respecto al supuesto trato de favor a los precarios, Tomé rechaza hablar de justicia o injusticia e indica que “el Ayuntamiento dio una solución para ellos con encaje jurídico”.

El grupo mayoritario de placeros exige una reunión con el alcalde para hablar sobre la ordenanza