Cinco veteranos a la búsqueda de un hogar

El Ideal Gallego-2015-05-31-015-a5e5ea32
|

Azahara es una perrilla inquieta pero pura bondad. Tiene el pelo corto y rojizo. Es una hembra mestiza cuya edad los servicios veterinarios de Servigal (Servicios Gallegos de Lacería), concesionaria del Centro de Acogida de Animales de Compañía, determinan entre uno y dos años como máximo. Lleva cerca de ocho meses en el recinto en el que ingresó el 7 de octubre de 2014.
El día del Rosario, patrona de la ciudad herculina, para Azahara se inició una nueva etapa. Un periodo de tiempo que debería ser corto y simplemente de transición con destino en un nuevo hogar donde intercambiar cuidados y cariño con una familia.
Sin embargo, el tiempo pasa, las adopciones se suceden y, sin que nadie sepa el motivo, ella sigue sin conquistar el corazón de ningún visitante.

Herido y en mal estado
Esta hembra, Azahara, es la veterana de los cinco peludos que más tiempo llevan en el Centro de Acogida de Animales de Compañía, pero solo una semana después, también en una fecha señalada, el 12 de octubre de 2014 (Día de la Hispanidad), los laceros de Servigal encontraron a Pou.
El pobre estaba en muy malas condiciones cuando lo encontraron, con una cadena al cuello, delgado y con heridas en la piel. Tras cerca de ocho meses de cuidados, Pou es otro. Se trata de un macho de caza muy enérgico de aproximadamente un año, tricolor, con pecas, que tiene unos ojos color miel que enamoran. Aún así, sigue sin hogar. El motivo, nadie lo entiende.
El 25 de noviembre de 2014 llegaba al centro de acogida un simpático mestizo tipo podenco de no más de dos años d edad. En el centro se le puso por nombre William. Su pelaje es castaño y blanco.
Tiene un porte elegante y muy buen carácter. Dicen sus cuidadores que es alegre, pero equilibrado y templado. Al igual que los otros veteranos en Servigal nadie entiende por qué, pese a presentárselo a los posibles adoptantes que visitan las instalaciones de Bens, o a publicitar su caso en la web de adopciones y en las redes sociales (Twitter y Facebook), William aún sigue sin dar con una familia que aprecie sus potencialidades y decida llevárselo a casa para convertirse en un miembro más.

con la lotería
Las dos últimas perrillas que forman este grupo de veteranos en busca de hogar son Selva y Romina. Las dos ingresaron el 22 de diciembre de 2014.
El día que se celebra el tradicional sorteo de la Lotería de Navidad aterrizaron en el centro de acogida. Desde entonces comparten canil. Siempre juntas y como buenas amigas aportándose juegos y aprendizajes. Los veterinarios creen que no tienen más de un año.
Son muy diferentes pero inseparables. A Selva la rescataron los laceros en la zona de Villa de Negreira, es una mestiza muy activa, jovencita, de pelo corto y duro, que ha contagiado su energía a Romina.
Cuando llegó esta última era muy miedosa, pero poco a poco se ha vuelto más extrovertida gracias a su compañera de canil y a los cuidados del personal del centro. Romina es una mestiza de caza de color negro y fuego.
Las dos buscan hogar para continuar su trayecto vital en familia, dando y recibiendo cariño de un adoptante que llevan medio año esperando. Se hace rogar, pero aparecerá, solo es cuestión de que los ojos apropiados se fijen en ellas

Cinco veteranos a la búsqueda de un hogar