El equipo blanquiazul, seis horas de más en Canarias

el ideal gallego-2018-11-05-033-e0567226
|


Los coruñeses, con los que viajó el presidente Tino Fernández, aterrizaron con más de seis horas de retraso en el Aeropuerto de Alvedro y tuvieron que suspender el entrenamiento programado para las dos de la tarde en las instalaciones de ‘El Mundo del Fútbol’ de Abegondo. 

El Deportivo tenía programado despegar a las 9.10 (hora insular, 10.10 en la península) directo a Alvedro sin pasar por Madrid y seguidamente la plantilla realizaría una sesión en su ciudad deportiva: de recuperación para los titulares ante el cuadro insular e intensa para el resto. 

Avión desde Barcelona
Ya en el aeródromo canario, la compañía encargada de operar el vuelo, Vueling, informaba al delegado del Deportivo, Juan Ángel Barros Botana, de un retraso de al menos seis horas en el despegue. 
La razón era una avería en la nave en A Coruña, que ya no  podía despegar hacia las islas, por lo que la compañía tenían que enviar un avión desde Barcelona hasta Alvedro y de ahí con destino a Gran Canaria.
En esta aeronave ya podría regresar el equipo y el resto de los pasajeros, entre los que se incluían medios de comunicación coruñeses acreditados para el duelo del sábado. Una larga espera en la que la expedición blanquiazul tuvo que ‘matar el tiempo’ como buenamente pudo: juegos, paseo, lecturas, tertulias o trabajo en el caso de los entrenadores, repasando el partido ante Las Palmas y pensando ya en la visita del Real Oviedo.

Obligado descanso
El equipo despegó a las 16 horas, horario insular, y aterrizó en A Coruña a las 19.30 horas.
Natxo González se vio obligado a suspender la sesión de entrenamiento programada para el día de ayer.
Solo se ejercitaron los futbolistas que se habían quedado en la ciudad herculina, tanto los descartes como lesionados, que trabajaron junto al readaptador Fran Molano y el preparador físico José Ángel Franganillo.

El equipo blanquiazul, seis horas de más en Canarias