Una cantautora coruñesa ofrece su voz como medicina para luchar contra el coronavirus

La cantautora coruñesa Sara Sístole
|

Sara Fernández, artísticamente conocida como Sara Sístole, es una cantautora coruñesa de 22 años que estudia Historia y Ciencias de la Música y Tecnología Musical en Madrid. Este grado no existe en Galicia, por lo que la joven tuvo que mudarse para lograr su sueño de dedicarse a la música. “Allí es donde se movía y se mueve la escena musical de cantautores y, nada más llegar, conocí a bastante gente”, explica. Pero las cosas han cambiado mucho debido al coronavirus.

Sístole recuerda sus inicios en la capital, donde asistió al primer espectáculo de micro abierto de la mano de Ainoa Buitrago, que le enseñó “por dónde había que ir si componías canciones”.

Poco a poco encontró su sitio, entre otras cosas gracias a la comunidad de artistas, que colaboran juntos y que “entre todos vamos creciendo”, dice. Si bien su carrera universitaria le ha aportado un enfoque diferente sobre la música y lo que ella intenta hacer, Sístole afirma que su ocupación principal es intentar cantar y vivir esta vida en la capital.

En un año en el que su implicación con la escena musical ha sido constante, la situación provocada por el coronavirus le ha perjudicado mucho, hasta el punto de tener que cancelar varios conciertos.

Y es que la coruñesa acaba de lanzar su primer EP, “Alma”, que fue cofinanciado por el poeta Iago de la Campa y está disponible en todas las plataformas digitales.

“Alma” está compuesto por cuatro temas, “Piel”, “Dispara”, “El fuego” y “Alma”, todos ellos compuestos por la artista. “Desde septiembre estoy dando clases de canto, entre otras cosas, y ahora estaba intentando mover el EP y hacer contactos”, reconoce.

Precisamente esto le había llevado a tener tres conciertos programados en Madrid, que han sido cancelados a raíz del Covid-19, y uno en Barcelona en abril, que no sabe si se podrá celebrar. “Es bastante duro porque se trataba de la recompensa al trabajo de estos últimos meses”, sostiene la joven.

Ahora, de vuelta en su ciudad natal, participa en festivales de Instagram para paliar esta falta de contacto con los escenarios y para ofrecer su voz y su arte en un momento en el que el entretenimiento es muy necesario.

“Situación privilegiada”

“Estos festivales son una forma de que haya un respaldo y que la gente lo vea”, comenta. De esta manera, mañana estará en directo a las 17.30 horas en el festival “Musipoetas al salón”, y el domingo a las 18.00 horas en el certamen poético musical denominado “Desde mi salón”.

Sin embargo, y pese a haberse visto afectada por la pandemia, la coruñesa se siente “afortunada” ya que su situación es “privilegiada” al tratarse de una estudiante que hace música como algo paralelo y que no se trata, de momento, de su medio de vida para comer. “Hay muchos compañeros que se han quedado sin sueldo, sin dar clases de guitarra o poder comer de los conciertos que tenían preparados”, expone, y añade que “si tuviese la autonomía económica y dependiese de la música para vivir, esto me habría afectado más”, concluye.

Una cantautora coruñesa ofrece su voz como medicina para luchar contra el coronavirus