Las anécdotas y la polémica planearon sobre los actos religiosos de Mandela

JBG16 JOHANNESBURGO (SUDÁFRICA) 10/12/2013.- Una pantalla gigante transmite el discurso pronunciado por el presidente estadounidense, Barack Obama, durante el multitudinario servicio religioso oficial celebrado en honor del expresidente sudafricano
|

Miles de sudafricanos rindieron el martes tributo al expresidente Nelson Mandela en el estadio FNB de Soweto, una ceremonia que ha levantado la polémica, y no solo por el más que comentado apretón de manos entre el presidente de EEUU, Barack Obama, y el líder cubano Raúl Castro.
El mandatario estadounidense protagonizó también una curiosa escena con la primera ministra danesa, Helle Thorning-Schmidt. Ambos pasaron unos momentos muy distendidos ante la mirada aparentemente enfadada de Michelle Obama, que en las imágenes permanecía mirando al frente con gesto serio mientras su marido y la líder de Dinamarca se hacían fotos y se reían.
Precisamente ayer, el primer ministro británico, David Cameron, quien también se encontraba con el matrimonio Obama y Thorning-Schmidt, bromeó en la Cámara de los Comunes sobre las fotos que se sacaron los tres.
Preguntado por un diputado, Cameron dijo que, por educación, hubo de tomarse la foto, que ha sido criticada en las redes sociales por su desenfado, pues se la pidió la dirigente de Dinamarca. Sin embargo, además de la foto, el tono que parecían utilizar Obama y la mandataria danesa no agradaron a Michelle.
Por otro lado, el escándalo saltaba ayer cuando la Federación de Sordos de Sudáfrica denunciaba que el intérprete de lenguaje de signos que tradujo las intervenciones de los jefes de Estado durante el servicio religioso era “falso”.
Al parecer, los signos que utilizó el traductor no tenían sentido alguno y tampoco empleó ningún gesto facial, técnica que usan los intérpretes para transmitir las emociones. La alarma surgió durante el propio oficio religioso, cuando comenzaron a publicarse mensajes al respecto en las redes sociales.
Mientras, Desmond Tutu, quien pronunció un discurso en el oficio por Mandela, tuvo que enfrentarse después a un disgusto al enterarse de que unos ladrones habían entrado a robar en su casa en el momento en el que asistía a la ceremonia.
Otra de las anécdotas del día fue el encuentro entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y Obama en el gimnasio del hotel de Johannesburgo donde ambos estaban alojados.
Tampoco dejó indiferente a nadie la reaparición de la princesa Corinna, la que fuera amiga del rey Juan Carlos, que acompañaba a Charlene Wittstock, esposa de Alberto de Móncaco.

Las anécdotas y la polémica planearon sobre los actos religiosos de Mandela