Carolina Marín lamenta la “mala racha” actual

Carolina Marín posa durante uno de sus entrenamientos antes del confinamiento | EFE/ Nicoleta Lupu
|

No se escapa de la memoria de Carolina Marín el día que dejó Huelva para adentrarse definitivamente en el bádminton de alto nivel. Tenía 14 años cuando se marchó de casa y emprendió una nueva etapa en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid. Cuenta la onubense que de eso hace ya 13 años y que, en todo este tiempo, ella no había pasado “tres semanas seguidas en casa”. 

De hecho, hacía tanto tiempo que no convivía con su madre que ya no recordaba los pequeños roces entre ambas. “¡Pero lo llevamos lo mejor posible!”, bromea durante su intervención en el Santander Talks 123aCorrer, organizado por el Banco Santander junto a diferentes medios de comunicación, entre ellos EFE. 

La vigente campeona olímpica de bádminton está rematando la tercera semana de confinamiento en Huelva, adonde llegó tras un viaje relámpago. En cuanto terminó su participación en el All England, tomó un vuelo a Sevilla. Allí la recogió su madre y en coche cubrieron juntas un recorrido casi fantasmal hasta su casa. 

Carolina Marín venía de hacer una vida normal en Birmingham. “Allí los restaurantes estaban llenos y la gente salía de fiesta por la noche”, dice. Ya en España, se topó de bruces con la “soledad de la carretera” y con las “calles desiertas, como en una película”. Fue entonces cuando dimensionó la gravedad de la pandemia de COVID-19. 

No se lo quería creer
“Antes de que se decretara el estado de alarma, nos lo tomábamos un poco a cachondeo, por lo menos yo”, reconoce. “Pero fíjate ahora la cantidad de muertos y de contagiados. Y las cifras siguen creciendo”, lamenta. 

Esta situación ha alterado sus planes por completo. Los Juegos Olímpicos han desaparecido de su radar, al menos hasta el verano de 2021. Desconoce cuándo fijará la federación mundial el reinicio de su calendario competitivo. Entretanto, llena su tiempo con recetas, series, libros y manualidades. 

Carolina Marín lamenta la “mala racha” actual