El PPE se ve abocado a una negociación de la que los socialistas no quieren hablar

VAL108. Nanterre (France), 25/05/2014.- President of the Front National (FN) Marine Le Pen (C) leaves the stage after delivering her speech after the far-right National Front is the top vote winner in France's election for the European Parliament, in Nant
|

La estrecha victoria del PPE en las elecciones europeas obliga a ese grupo a negociar con los demás de la Eurocámara, en especial con los socialistas, en busca de una coalición, mientras que hoy serán los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea quienes analicen los resultados.
El PPE y su candidato, Jean–Claude Juncker, reivindicaron la victoria electoral al conseguir 214 eurodiputados de una Eurocámara de 751, pero su inmediato seguidor, los socialistas (S&D) y Martin Schulz, con 189 parlamentarios, quieren también constituir una mayoría y quedarse con la presidencia de la Comisión Europea (CE).
“El PPE es el gran perdedor de estas elecciones, el PPE que ha dirigido Europa durante los últimos cinco años y durante una crisis extremadamente profunda que ha afectado a millones de europeos”, afirmó ayer el presidente de los socialistas europeos, Sergei Stanishev, que recordó que los conservadores perdieron el 20% de los votos.

resultados estables
Agregó que los resultados de los socialistas “son estables, por desgracia no hemos reunido los suficientes para un cambio mayor en Europa”.
Juncker, confió en obtener ese apoyo que los socialistas por ahora le niegan y señaló que “no vale la pena hacer demasiadas conjeturas. La única opción posible es la gran coalición entre los dos grandes partidos”.
La estrecha diferencia entre ambos les obliga a intentar formar una coalición con los otros grupos políticos de la Eurocámara, y entre ellos son los liberales de ALDE y del ex primer ministro belga Guy Verhofstadt los que con sus 66 escaños se presenta como bisagra.
Hasta el momento la única respuesta del liberal belga es atenerse “a un programa diferente al de los cinco últimos año. Quizás al nuestro”.
Los Jefes de Estado y de Gobierno de la UE se reunirán hoy en Bruselas en una cumbre informal para analizar los resultados, en los que además de negociar el nombre del futuro sucesor del actual presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso, tendrán que hacer una reflexión ante el elevado voto lograron por los euroescépticos y antieuropeos.
Los líderes europeos tienen la posibilidad, tras estas elecciones, las primeras en que los europeos votaron al eventual presidente de la CE y en la única institución a la que se vota directamente, de proponer un nombre diferente al de Juncker, que no ha ido en ninguna lista electoral.
El candidato conservador, que reconoce que todavía necesita la nominación del Consejo Europeo para dirigir la Comisión Europea, subrayó que no llegará “de rodillas” sino “como ganador” de las elecciones.
Destacó el aval de las urnas para convertirse en el próximo líder de la CE y reiteró que es para ese puesto y no para el de presidente del Consejo Europeo por el que hizo campaña.

El PPE se ve abocado a una negociación de la que los socialistas no quieren hablar