El Gobierno está convencido de que el Congreso apoyará el estado de alarma

Carmen Calvo | emilio naranjo (efe)
|

El Gobierno advirtió ayer de que no renunciará al mando único sanitario en la quinta prórroga del estado de alarma que espera apruebe el Congreso, y no va a cambiar ese criterio aunque se lo pidan partidos como ERC para cambiar su voto. 

A dos días de que se debata en el pleno del Congreso, el Ejecutivo sigue sin tener atados los apoyos para la nueva y última prórroga del estado de alarma que quiere que autorice la Cámara Baja y que se prolongaría por alrededor de un mes en lugar de quince días. 

Una prórroga que como insistió la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, será “radicalmente diferente” a las anteriores y buscará “acompañar hasta el final la desescalada” pero manteniendo la vigilancia y el mando único sanitario para poder actuar en caso de rebrotes o retrocesos que puedan obligar a “cortar la movilidad” de nuevo. 

Aritmética parlamentaria
Será, explicó, una alarma “gradual” que podrá incluso ser levantada por territorios según avancen. 

No está clara aún cuál sería la aritmética parlamentaria que podría hacer posible esta última prórroga ni si será la misma que hizo posible la cuarta prolongación de la alarma, que salió adelante con los votos favorables de Ciudadanos y del PNV y pese al “no” de ERC. 
Para esta quinta prórroga, el Ejecutivo y los socialistas llevan días hablando con ERC para tratar de llevarlo a la abstención. Pero Esquerra insiste en que se deben cumplir sus condiciones. 

Esta tarde, durante la comparecencia de Carmen Calvo en la Comisión Constitucional del Congreso, la diputada de ERC Carolina Telechea advirtió de que si el Gobierno quiere que su partido reconsidere su posición debe atender sus demandas, entre ellas la de acabar con el mando único sanitario o reanudar el diálogo político sobre Cataluña. 

Reclamo “más respeto al autogobierno y al principio de subsidariedad”, además de considerar que la “cogobernanza” con las comunidades que según el Gobierno e está aplicando en la desescalda es en realidad “más de lo mismo”. 

Pero el PSOE no lo ve así. Como explicó el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, en rueda de prensa tras el Consejo Político Territorial, “las decisiones tienen que ser compartidas” mediante la “cogobernanza”. 

En la misma línea habló ayer Calvo, quien aseguró que durante toda esta crisis y el estado de alarma “en ningún momento se recabaron competencias de las comunidades”, que las mantuvieron, y lo que hubo es “simplemente la coordinación obligatoria de las autoridades para poder dar una respuesta por igual” a la lucha contra el coronavirus. 

De sentido común
Por su parte, el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, se mostró ayer convencido de que el Gobierno contará mañana con el apoyo del Congreso a la prórroga de un mes del estado de alarma “porque es de sentido común y por necesidad”. 
En una entrevista en “Los desayunos de TVE’, Ábalos consideró que esta “fase final” debería suscitar “el máximo consenso de los grupos parlamentarios” porque todos sabían que la desescalada iba a ser “muy complicada”, pero también “gradual y acompañada para que no sea despeñarse, como algunos pretenden”.

El Gobierno está convencido de que el Congreso apoyará el estado de alarma