La Policía entrevista en las cárceles a asesinos para poder profundizar en los casos de violencia de género

Manifestación en Madrid contra la violencia machista archivo ec
|

Especialistas de la Policía y la Guardia Civil del Sistema de Seguimiento Integral de los casos de Violencia de Género (Sistema VioGén) están entrevistando a asesinos machistas en las cárceles y a su entorno familiar, laboral y social, así como a todo el ámbito de su víctima con el objetivo de profundizar en los casos más graves de violencia de género para afinar en el diseño de medidas de protección.
Así lo explicaron fuentes del Ministerio del Interior, que indicaron que estos expertos están realizando un estudio pormenorizado de los casos mortales de los últimos años para determinar las circunstancias que derivaron en la muerte de estas mujeres e ir más allá de lo que recogen los atestados policiales.
Para ello, un equipo de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, junto a expertos universitarios y con la ayuda de la Fiscalía de Violencia de Género, psicólogos y trabajadores sociales, está realizando entrevistas a condenados en las cárceles, así como a sus familiares, amigos y personas de su entorno laboral. Lo mismo hacen con el ámbito de la que fue su víctima.
Según indicaron, será un trabajo de varios años que conlleva un esfuerzo ingente, no solo porque el caso tiene que ser juzgado para ser investigado, sino también por la variada casuística, el rechazo a colaborar por parte del agresor y de su entorno más próximo, o las dificultades para localizar a las personas a las que se tiene que interrogar. Hasta la fecha, han estudiado un total de 30 casos en profundidad.
Estos trabajos podrían culminar en la elaboración de un nuevo formulario de valoración del riesgo de homicidio para los casos más graves a fin de evitar, por ejemplo, que las mujeres que han denunciado malos tratos y constan en el Sistema VioGén acaben siendo asesinadas. En lo que va de año, más del 36% de las víctimas mortales de violencia de género habían acudido antes a las autoridades.
De este modo, si los investigadores encuentran los indicadores necesarios, elaborarían una primera versión de ese nuevo cuestionario que se iría perfeccionando de manera periódica.
La diferencia con los recientemente actualizados y en vigor desde el pasado mes de septiembre sería la posibilidad de detectar el deseo del maltratador de acabar con la vida de la mujer, y no solo atemorizarla o causarle daño físico.

La Policía entrevista en las cárceles a asesinos para poder profundizar en los casos de violencia de género