El Domingo de Ramos descubre el fervor infantil

|

La lluvia dio ayer una tregua que no tuvo a bien ceder el viernes para la salida de la Virgen de los Dolores. Nada pudo empañar el Domingo de Ramos y cientos de coruñeses acompañaron al paso de La Borriquilla –el primero que “pisa” la calle este año– en la bendición de los ramos en la plaza de Vigo.
Acompañados por la Agrupación Musical y Banda de Trompetas, Cornetas y Tambores de la Cofradía del Bendito Cristo de los Afligidos de Astorga que trajo la Casa de León, los portadores de la imagen partieron de la iglesia de los Padres Capuchinos. Por tratarse del día que era, los que más captaron la atención fueron –por delante de ellos y de las palmas– los niños, que lucieron sus mejores galas.
Ya por la tarde, a las puertas de la iglesia de la Orden Tercera en la Ciudad Vieja, los más pequeños volvieron a ser protagonistas. La cofradía estrenó este año un paso llevado por 16 pequeños fieles, que se turnaron en grupos de ocho. 
La gran novedad, sin embargo, fue otra: el estreno en estas lides de la nueva imagen de la Virgen de la Amargura. Esta fue paseada por un tercio de mujeres de la Cofradía de Dolores de Ferrol, en una comitiva de la que también formaban parte San Juan y el Ecce Hommo-Cautivo.
Hoy la fiesta religiosa de la Semana Santa continuará de la mano de la Procesión del Amor, el Perdón y la Misericordia, organizada también por Nuestra Señora de la Soledad y el Santo Entierro. Esta comenzará a las 21.00 horas junto a los jardines de San Carlos.

El Domingo de Ramos descubre el fervor infantil