La Policía recibe denuncias de las grandes marcas por la piratería en la calle Real

La imagen de los manteros es habitual en la emblemática vía coruñesa | patricia g. fraga
|

Ya obran en poder de la Policía Nacional las denuncias que han interpuesto importantes firmas de moda contra la venta de copias piratas que se realiza de forma habitual en la calle Real, como Chanel, Bimba & Lola, Adidas o Reebok. Estas demandas fueron formuladas por representantes de dichas marcas que observaron la impunidad con los manteros llevan a cabo esta actividad en una de las calles más emblemáticas de la ciudad.

Aún así, fuentes policiales reconocen que desde la Policía Nacional rara vez se ha actuado contra esta actividad ilegal, aunque sí otras formas de piratería. Por ejemplo, en mayo se detuvo a seis personas por piratear contenidos de pagos de la televisión en varias ciudades, incluidas A Coruña. “Pero no hay instrucciones de los jefes respecto a los manteros”, reconocen las fuentes consultadas.

En cuanto a la Policía Local, no puede actuar directamente contra la venta de objetos falsificados, puesto que es una competencia de la Policía Nacional y de la Guardia Civil en poblaciones menores. Sin embargo, sí puede actuar contra la venta ambulante ilegal, hay que recordar que A Coruña no cuenta con una ordenanza que regule la venta ambulante, por lo que cuando actúa lo hace bajo la Lei de Comercio de Galicia o mediante la Ley Mordaza, que también contempla este supuesto, incluso con penas mayores. La Policía Local actúa contra los manteros de dos maneras: mediante los decomisos y mediante las denuncias. Este último método es relativamente reciente, y lo puso en marcha el Gobierno de Carlos Negreira, aunque se ha mantenido durante el de Xulio Ferreiro. Sin embargo, se observa un descenso notable en los decomisos, que se han desplomado en solo dos años, pasando de 216 a 78. Es decir, que cayeron un 64%. Por otro lado, el número de denuncias fue de tan solo 18.

b
Otro punto a recordar es que las actuaciones contra los manteros, que resultan también molestos por el espacio que ocupan en una calle transitada, a veces delante de otros comercios, viene acompañada muy a menudo por la polémica, dada la condición de inmigrantes en situación de precariedad que alegan muchos de ellos cuando son sancionados. .
En febrero del año pasado, SOS Racismo Galicia denunció la situación de M.F., un vecino de la ciudad que se ganaba la vida como mantero en la calle Real y que había sido sancionado por el Ayuntamiento con 1.500 euros precisamente por carecer de licencia. Según señaló la ONG, “sobrevivir non é delito”.

La Policía recibe denuncias de las grandes marcas por la piratería en la calle Real