La economía de la eurozona profundizó su recesión al final de 2012 arrastrada por Alemania

la canciller alemana, angela merkel, durante una rueda de prensa en bruselas efe/julien warnand
|

La economía de la zona del euro profundizó su recesión en el cuarto trimestre de 2012 con una contracción del 0,6%, tres meses en los que Alemania registró también un crecimiento negativo del 0,6%, según los datos avanzados por Eurostat ayer.

La economía de la eurozona mantiene así su tendencia a la baja tras entrar en recesión técnica en el tercer trimestre del año, en el que registró una contracción de un 0,1 por ciento, que se sumó a la caída de un 0,2 por ciento sufrida en el período inmediatamente anterior.

Estos datos “son peores de lo esperado en varios países”, según reconoció el portavoz económico de la Comisión Europea, Simon O’Connor, en la rueda de prensa diaria de la institución, aunque “mejores de lo esperado en otros, como España”.

El tropiezo de la locomotora alemana, que en el trimestre anterior había crecido un leve 0,2%, viene acompañado de una caída del PIB generalizado en prácticamente todos los países de la zona euro, incluida la segunda economía de los Diecisiete, Francia, que retrocedió un 0,3% respecto al trimestre anterior. Por su parte, España mantuvo su tendencia a la baja con una caída mayor (-0,7%) entre octubre y diciembre respecto a la registrada en los otros trimestres del año (-0,4% tanto en el primero como en el segundo y un -0,3% en el tercero).

O’Connor destacó que, en general, el crecimiento de los Estados miembros está “por debajo de las expectativas de los mercados” y destacó la debilidad de la actividad económica, que estimó que no se recuperará hasta la segunda mitad de este año.

El portavoz recordó que, aún cuando el crecimiento económico comience a despegar, habrá un “desfase” que retrasará su impacto positivo sobre la creación de empleo.

Austria es otro de los países que abandonó la senda del crecimiento, con un retroceso del 0,2 por ciento entre octubre y diciembre de 2012, mientras que Bélgica –que había eludido la recesión en el tercer trimestre del año con un estancamiento de su economía– volvió a retroceder un 0,1 por ciento.

Italia presentó un descenso muy marcado, un 0,9% en comparación con el 0,2% registrado en el tercer trimestre del año, que se vuelve a acercar a los datos negativos presentados en la primera mitad del año (-0,8 por ciento de enero a marzo y -0,7 por ciento de abril a junio).

Portugal, por su parte, presenta la mayor contracción de las economías de la Unión Europea en el cuarto trimestre de 2012, con un descenso del 1,8%.

La economía de la eurozona profundizó su recesión al final de 2012 arrastrada por Alemania