La tercera fase del caso “Pokémon” se centra en los contratos municipales

La grúa y la ORA es lo que más beneficios reporta a Vendex en A Coruña, 3,5 millones al año susy suárez
|

La lista de delitos que la jueza que instruye la llamada “Operación Pokémon” dice buscar en la documentación municipal que ordenó intervenir el pasado lunes en dependencias del Ayuntamiento y el IMCE es genérica y coincide con las imputaciones que pesan sobre las 88 personas que a día de hoy están implicadas judicialmente en la macroinvestigación por las contratas irregulares con el grupo Vendex: cohecho, fraude y exenciones ilegales, falsedad documental, tráfico de influencias, revelación de secretos y blanqueo, ilícitos que, en algún caso, se relacionan directamente con la labor de funcionarios públicos. Se trata del mismo listado que dirigía la intervención de documentación que el juzgado instructor ordenó hace cerca de un año, cuando los agentes se llevaron tres cajas de material relativo, entre otras cosas, a la adjudicación a la empresa Doal (filial de Vendex) de los servicios de la grúa y la ORA.
No obstante, en esta ocasión, los agentes de Aduanas que hace dos días realizaron el volcado de los ordenadores de los concejales Julio Flores y José Nogueira y de varios funcionarios y asesores trabajaban en una nueva fase de la instrucción que, como apuntan fuentes próximas al proceso, centrará los esfuerzos en destapar posibles irregularidades en las contrataciones realizadas por el Ayuntamiento en la etapa socialista y en la actual, del PP.
Los inspectores al servicio del juzgado de instrucción número 1 de Lugo tenían orden de recabar información concreta relativa a los contratos municipales de la ORA, la Casa de los Peces, el Ágora y el resto de servicios que desarrolla el grupo Vendex a través de sus distintas filiales y, también, tenían indicación precisa sobra las personas a las que tenían que rastrear el contenido de sus ordenadores y de sus correos electrónicos municipales.
De tal modo, aunque el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia informó ayer de que no se han producido detenciones como resultado de las últimas diligencias, fuentes próximas al caso dan por hecho que la lista de imputaciones aumentará con esta tercera fase de la “Operación Pokémon”, que la Policía ha bautizado como “Pikachu”.

"normalidad"
Tanto Flores como Nogueira reconocieron ayer la actuación judicial a la que fueron sometidos el martes, unas pesquisas de las que el actual responsable de Seguridad Ciudadana no supo explicar el origen. “Me desperté a las siete y a las ocho ya pude trabajar con normalidad”, señaló Flores, tras admitir que los funcionarios sí copiaron los datos que contiene su ordenador.
Por su parte, el que fue responsable de Contratación durante la etapa socialista señaló que entregó “por voluntad propia” su correo electrónico personal a los funcionarios del servicio de Aduanas, ya que carece de correo municipal o de equipo de trabajo. “Les di acceso a toda mi vida. No tengo nada que ocultar ni profesional ni personalmente”, concluyó Nogueira. n

La tercera fase del caso “Pokémon” se centra en los contratos municipales