Deberes como visitante

Domingos Duarte marcó en el descuento en el Gran Canaria el tanto que rescató un empate ante Las Palmas la última jornada que el equipo jugó a domicilio | alfaqui
|

Los números no mienten: de los 21 puntos en juego a domicilio los coruñeses solo han conseguido diez, tras dos victorias (Extremadura y Nàstic de Tarragona), cuatro empates (Albacete, Tenerife, Córdoba y Las Palmas) y una derrota, la única en trece jornadas disputadas, por la mínima contra el Alcorcón (1-0).
Los blanquiazules, que se muestran muy seguros atrás, bajan enteros cuando compiten a domicilio, también en la parcela defensiva. De los nueve goles que lleva encajados el cuadro herculino (el tercero, solo por detrás de los alfareros y del Granada), siete los ha sufrido como visitante.

Sobre la bocina
El primero, en la jornada inaugural ante el Albacete, obra de Manaj, que contrarrestó la diana de Domingos Duarte. 
Dos, lo máximo que han encajado a domicilio hasta la fecha, los sufrió ante el Tenerife, en la tercera jornada, por medio de Acosta y de Jorge, en el añadido. De nuevo, como en el Carlos Belmonte, el Deportivo se dejaba dos puntos.
Se adelantaba el Nàstic en la jornada 7 en el Nou Estadi, gracias a Tete Morente, en un choque que los blanquiazules acabarían ganando por 1-3. Tras dos jornadas seguidas como locales, en la número diez, en el Nuevo Arcángel los blanquiazules firmaban tablas en un partido que se les complicaba al final. Esta vez era Andrés el que en el 90 ponía la puntilla al cuadro herculino, que con nueve sobre el campo era incapaz de aguantar la ventaja brindada por Quique González, que había marcado en el minuto dos. En la undécima jornada, ante Las Palmas en el estadio Gran Canaria los coruñeses conseguían rescatar un punto, después de verse por detrás en el luminoso.
Los de Manolo Jiménez demostraban su efectividad ya que, en su único disparo entre los tres palos, Ruiz de Galarreta firmaba un golazo por toda la escuadra. Duarte, de nuevo de cabeza, lograba como botín un punto en el descuento. 

Más posesión
En el choque ante el cuadro insular se vio al Deportivo como claro dominador de la posesión, algo habitual en su casa, pero que le cuesta a domicilio.
No tuvo el esférico frente al Alcorcón y lo acabó pagando ni tampoco frente al Córdoba, ante el que, tras el tempranero tanto de Quique, el cuadro blanquiazul se diluyó.
El control no solo de la pelota sino también del tempo del partido es otro de los objetivos de un Deportivo que tiene deberes como visitante este lunes ante el Almería.

Deberes como visitante