Save the Children alerta de la situación de los niños refugiados atrapados en Grecia

Dos niños caminan por el campo de refugiados de Kara Tepe, en la isla griega de Lesbos | PETER KLAUNZER (efe)
|

Unos 60.000 inmigrantes y refugiados están atrapados en Grecia, entre ellos 20.000 niños y unos 2.400 menores no acompañados, viviendo en una situación “dura y desesperada” que podría empeorar a partir de agosto, ya que muchas de las ONG que les prestan ayuda dejarán de recibir fondos de la Unión Europea, alertó Save the Children.
En las islas griegas viven actualmente unos 14.000 inmigrantes y refugiados que han quedado bloqueados a raíz del acuerdo firmado en marzo de 2016 entre la UE y Turquía. “Se encuentran en condiciones muy duras, hace mucho calor y viven en barracones y tiendas de campaña en campos improvisados para unos días que se han convertido en permanentes”, explicó a desde Quíos la directora de sensibilización y políticas de infancia de Save the Children, Ana Sastre.
Las familias de refugiados se encuentran en una “situación psicológica muy dura”, puesto que en la mayoría de los casos llevan meses esperando una solución y “no tienen claro lo que va a pasar”, precisó. “Pensaban que les iban a tratar bien cuando llegaran a Europa, que aquí hay Derechos Humanos, pero están viendo que esto no se materializa y no entienden lo que está pasando”, subrayó, resaltando que “ves mucha tristeza en sus caras”.
Sastre expresó su particular preocupación por la situación de los niños, muchos de los cuales “han vivido situaciones traumáticas” antes de llegar a Grecia y han visto morir a familiares y amigos y han sido testigos de bombardeos. Ahora, “viven hacinados en medio de altas temperaturas” y sin ver sus necesidades debidamente cubiertas.
La responsable de Save the Children incidió en la situación de los menores no acompañados, la mitad de los cuales se beneficia del sistema de protección griego, mientras que el resto, ante la falta de plazas en centros para menores, “están en la calle”.
Para ellos, denunció, la única opción para moverse son los “traficantes”, lo que les deja en una situación de especial vulnerabilidad ante la explotación sexual, los abusos y el tráfico de órganos.
“Ahora, su situación va a ser mucho más dramática porque a partir de agosto las ONG que trabajan con estos menores y que tienen casas de protección dejarán de recibir financiación de la UE”, alertó Sastre.

Save the Children alerta de la situación de los niños refugiados atrapados en Grecia