Nadie ha solicitado ninguna licencia en conflicto con el nuevo documento

|

Los vericuetos legales habían puesto al Ayuntamiento en una situación que podía generar complicaciones. Tras dos años de suspensión, y al no haberse pasado de la aprobación inicial del Plan General, la ley obligaba a que entrase de nuevo en vigor el ordenamiento de 1998.

Sucedía entonces que algún promotor podría acogerse a esta cuestión de plazos para solicitar alguna licencia que entrase en conflicto con lo que regula el documento que se está tramitando. Dicho de otro modo, una “trampa legal” para sortear las restricciones que impone el PGOM que debería haber entrado ya en vigor. No obstante, el concejal de Urbanismo, Martín Fernández Prado, confirmaba la semana pasada a este diario que por el momento no se ha dado el caso.

“Pregunto cada quince o veinte días”, confesaba. “Es cierto que están en su derecho, pero si sucede seremos extremadamente estrictos”, advertía.

Nadie ha solicitado ninguna licencia en conflicto con el nuevo documento