Castaño y Olazabal no pudieron con el campo

GOL42 AUGUSTA (ESTADOS UNIDOS), 11/04/2014.- El golfista español José María Olazabal golpea la pelota en el séptimo hoyo durante la segunda ronda del Masters de Augusta disputado en esta localidad de Georgia, Estados Unidos hoy
|

El veterano José María Olazabal concluyó la cuarta ronda del Masters de Augusta con una tarjeta de 73 golpes, uno sobre el par del campo.
El dos veces ganador de la chaqueta verde, en 1994 y 1999, repitió la misma puntuación de la tercera jornada, pero esta vez con una combinación de seis birdies y seis bogeys. Olazabal, que en la primera y segunda ronda entregó tarjetas de 74 golpes cada una, concluyó el torneo con 294 impactos, seis sobre el par.
Dos impactos menos necesitó Gonzalo Fernández-Castaño paa completar las cuatro rondas en el Augusta National, tras formar una tarjeta final de 74 (+2).
El otro español que consiguió pasar el corte, Miguel Ángel Jiménez, no pudo dar continuidad a su excelente tercer día, que finalizó a dos golpes de los líderes, los estadounidenses Jordan Spieth y Bubba Watson.
Al cierre de esta edición, el veterano jugador malagueño había perdido toda opción de luchar por la Chaqueta Verde, ya que después de completar 12 hoyos –cuatro bogeys y tan solo birdies– se encontraba a siete impactos de la cabeza, ocupada por Watson, con un golpe de ventaja sobre un Spieth que jugó de maravilla los siete primeros hoyos, pero que en los dos siguientes cometió sendos bogies.
En la tercera posición marcha el sueco Jonas Blixt, a tres golpes de Watson, mientras que el danés Thomas Bjorn y el estadounidense Matt Kuchar se enecontraban a uno más.
Además de jugar contra un campo mítico y un rival de tremenda calidad como Watson, Spieth también lo hizo contra los nervios y la historia, ya que salió al Augusta National con la oportunidad de convertirse, a sus 20 años y 8 meses, en el ganador más joven de todos los tiempos del más prestigioso de los cuatro torneos que componen el Grand Slam, junto con el British Open, el US Open y el PGA Championship.  n    redacció

Castaño y Olazabal no pudieron con el campo