El cerco regresará al mar haya o no acuerdo sobre las cuotas, pero mantendrá las protestas

El Ideal Gallego-2016-01-14-011-3c28bce8_1
|

El cerco gallego se enfrenta hoy en Madrid a su futuro más inmediato al fiar la renegociación del reparto de cuotas pesqueras para que Galicia tenga unas cantidades que consideren más justas a la reunión que mantendrá todo el sector con representantes del Gobierno central en funciones. Los acampados desde el martes en el Ayuntamiento de A Coruña avanzaron ayer que, haya acuerdo o no, la flota volverá a faenar de manera inmediata porque llevan tres meses sin ningún tipo de ingreso. 
“Expectativas as temos todas porque sempre estamos abertos ao cambio e seguro que habemos cambiar un reparto tan prexudicial pero non sabemos cando nin onde”, explicó ayer el portavoz de la Asociación de Armadores de Cerco de Galicia (Acerga), Andrés García. 
Este considera que si esto no se consigue “parte da flota do cerco vai desaparecer”. Independientemente de los resultados, el sector aseguró en A Coruña que se volverá al mar “por necesidad pero manteniendo los campamentos” y las reivindicaciones. 
Para hacer visibles estas últimas, de modo que la sociedad conozca el problema, y exigir la solución a la particular crisis económica que afecta a cientos de marineros de manera directa en toda Galicia, el martes llegó un centenar de miembros del campamento que lleva casi tres meses frente a San Caetano. 
Alrededor de 80 personas pasaron la noche en la sala de exposiciones de María Pita, que el Gobierno local les ha cedido con el compromiso de que tan solo permanecerán allí hasta que termine la reunión de esta tarde.  Precisamente ayer el retén intentaba matar las horas con diversos entretenimientos, como varias partidas de cartas o corrillos improvisados sobre distintos temas. Otros simplemente miraban al horizonte viendo como pasan los días sin poder trabajar. 
“Estamos aquí para facer forza de cara á reunión, para amosar as nosas reivindicacións e regresar aos medios”, explicó Manolo Presas, uno de los marineros concentrados en el salón de actos municipal. Pese a que los miembros de la asociación minoritaria continúan faenando, Presas recuerda que son 120 barcos los que secundan el paro al considerarse “os máis prexudicados”. También lo son las redeiras, las mujeres de armadores y pescadores y las familias en general. 
Precisamente en el Consistorio hay un nutrido grupo de féminas que se muestran como las más combativas. Llegadas desde distintos puntos de Galicia advierten de que si el cerco se hunde también desaparecerán cientos de empleos indirectos. “Isto supón 1.200 traballos directos e 5.000 máis e o goberno central di que está a reducir o paro á vez que quere desguazar o 80% da frota”, lamentaron. 
Además criticaron que “o País Vasco teña unha terceira parte das embarcacións pero reciba tres veces máis cuota que toda Galicia”.
También les preocupa el hecho de que en los colegios ya se intente inculcar a los niños la cultura de las piscifactorías y advierten de que seguirán luchando para que no se hundan “os sectores primarios de Galicia como a pesca ou o leite”. n

El cerco regresará al mar haya o no acuerdo sobre las cuotas, pero mantendrá las protestas