“Tenemos que apretar los puños y ser fuertes mentalmente”

El preparador utrerano, durante un entrenamiento con el conjunto osasunista dani martín
|



El entrenador del Osasuna, Joaquín Caparrós, aseguró ayer que en el partido que enfrentará esta tarde a los ‘rojillos’ contra el Deportivo en Riazor tienen que “apretar los puños” y ser “fuertes mentalmente” para transformar en puntos las buenas sensaciones que están teniendo.
“En el fútbol no vivimos de sensaciones, sino de resultados y puntos. Hay alegría, se ha entrenado con intensidad. Todo el mundo está metido. Son buenas sensaciones, pero eso hay trasladarlo a los resultados. En el fútbol hay que apretar los puños y saber lo qué está en juego. Nosotros tenemos que apretar los puños y ser fuertes mentalmente”, explicó el técnico andaluz en rueda de prensa.
El preparador ‘rojillo’, que también entrenó al conjunto coruñés, admitió que el equipo gallego tiene una “buena plantilla” que está “bien trabajada” por su técnico, Gaizka Garitano. Además, añadió que Riazor es un campo difícil en el que la “afición aprieta” y está “con el equipo”.
“Es una buena plantilla, bien trabajada por su técnico. En su campo tienen una afición que aprieta y está con el equipo. Estoy muy agradecido de haber tenido la oportunidad de disfrutar mucho de esa afición, que hace que el equipo salga de situaciones complicadas. Es un equipo que es poderoso a balón parado y ahí tenemos que hacernos fuertes”, afirmó.
Sobre la lesión del defensa Miguel Flaño, reconoció que es “una desgracia” en la vida de cualquier deportista y que el equipo ha tenido mala suerte porque han caído “jugadores importantes” por lo que aportan en el campo y “por su experiencia”.
“Es mala suerte. Es una desgracia en la vida del deportista y la desgracia ha recaído en jugadores importantes por lo que aportan en el campo y por su experiencia. A Miguel lo conocía como futbolista, pero me he llevado una grata impresión. Él tiene tanto positivismo que nos lo transmite a todos”, lamentó.

una vuelta 'amarga'
El utrerano regresa a la que fue su casa durante dos temporadas. Pese a que el Depor logró los objetivos fijados tanto en el curso 2005-06 como a la campaña siguiente, el fútbol brilló por su ausencia y las polémicas declaraciones en su adiós provocaron que en A Coruña no se le tenga especial cariño a Caparrós.
Además, se trata de un regreso amargo, puesto que al andaluz se le da muy mal el estadio coruñés. Caparrós nunca ha sido capaz de ganarle al Deportivo en las nueve ocasiones en las que ha visitado el feudo coruñés.
Ocho derrotas y un empate ha registrado el técnico andaluz en sus enfrentamientos con el cuadro herculino en Riazor.
La única vez que puntuó en A Coruña fue en la campaña 2004-05, cuando dirigía al Sevilla (2-2), sólo unos meses antes de firmar por el equipo herculino.
Las anteriores visitas de Caparrós también al frente del cuadro nervionense se saldaron con tres derrotas.
Tras dejar el Depor, se marchó al Athletic de Bilbao, con el que ha jugado en Riazor en un total de cuatro ocasiones en el campeonato liguero. En todas ellas, la escuadra blanquiazul se impuso con claridad (3-0 en la temporada 2007-08, 3-1 al curso siguiente, 3-1 también en la campaña 2009-10 y 2-1 en la 2010-11).
En su último partido en Riazor, con el Mallorca, cayó 1-0 en el curso 2012-13.

“Tenemos que apretar los puños y ser fuertes mentalmente”