Casado pide a Cs que no facilite un mal presupuesto, semilla de una nueva recesión

Casado llega al Congreso Nacional de Empresa Familiar | Kai Foersterling (efe)
|

El presidente del PP, Pablo Casado, apeló ayer a “la responsabilidad” de Ciudadanos (Cs) para que no facilite el desbloqueo de la tramitación de los presupuestos generales del Estado para 2019 ni favorezca “un mal presupuesto, que es la semilla de una nueva recesión para España”.
Durante su intervención en el Congreso Nacional de la Empresa Familiar, que se celebra en Valencia, Casado consideró que no se puede facilitar la tramitación de unas cuentas que no tienen aprobada la senda de déficit, y que contarán con los votos de “partidos de extrema izquierda, independentistas y del PSOE”.
CS desbloqueará ayer en la Mesa del Congreso la tramitación de la reforma de la Ley de Estabilidad que busca sortear el veto del Senado a los objetivos de déficit, paso previo para la tramitación de los presupuestos y que se encontraba paralizada debido a sucesivas ampliaciones de plazo de enmiendas.

Mandato legal
Casado denunció que se intente modificar esta norma “no dejando que el Senado cumpla el mandato legal para poder rechazar estas cuentas”. “Si la Mesa de Congreso desbloquea su tramitación, tendremos los presupuestos que estamos viendo que vamos a tener”, lamentó.
Aseguró que le “preocupa mucho” que los presupuestos “se puedan pactar en una cárcel” o que recojan peticiones “de un partido que se caracterizó por arruinar economías como la de Venezuela, Ecuador o Bolivia, o ayuntamientos como los de Valencia, Madrid o Barcelona”.
En este sentido, apeló a Ciudadanos para que en sean responsables y a que vayan junto al Partido Popular para no facilitar “un mal presupuesto que es la semilla de una nueva recesión para España”.
Casado consideró que el incremento de ingresos que plantea la propuesta de presupuestos presentada por el Gobierno 
“no hacía falta”, pues “pone en riesgo la recuperación” económica, y además, advirtió, “no va a valer para nada”.
Consideró que el incumplimiento de la senda de déficit y el coste de la credibilidad a la hora de pagar la deuda “puede que se lleve completamente esa previsión de ingresos y ese gasto”, que iba a destinarse, a su juicio, “a partidas que ya estaban bastante ampliadas”.
Casado lamentó que en un momento en que todos los países intentan bajar impuestos y “nuestros competidores intentan hacer los deberes para que no les pille de nueva una recesión o una crisis económica brutal”, en España se haga “justo lo contrario”.

Bajar los impuestos
Casado insistió en que España viene de una situación económica en la que “no hacía falta una expansión del gasto”, pues cuenta con unos 20.000 millones más de recaudación tributaria, por lo que no cree necesario “recaudar más” y aboga por bajar impuestos o amortizar deuda y cumplir con la bajada de déficit. 
Por su parte, Cs calificó de “bulo”, alimentado por el PP, que se esté planteando apoyar los Presupuestos Generales del Estado pactados entre el Gobierno y Podemos, después de que ayer haya facilitado en la Mesa del Congreso que la reforma de la Ley de Estabilidad continúe adelante con su trámite parlamentario.
El partido de Albert Rivera rompió el martes en la Mesa la mayoría de bloqueo que junto al PP le permitía paralizar algunas iniciativas.
Un gesto de gran calado político, que algunos interpretó como la necesidad de Cs de desmarcarse del PP, ahora que se acercan compromisos electorales, el más inminente, en Andalucía.
En Ciudadanos niegan cualquier cambio de estrategia y remarcan que no volver a pedir una prórroga del plazo de enmiendas de totalidad a la Ley de Estabilidad entra dentro de la normalidad y no garantiza ni mucho menos que la iniciativa llegue a buen puerto o que llegue a tiempo para los presupuestos de 2019.
Tuvo  que ser el propio Rivera el que trató de despejar cualquier duda para repetir que votarán “con las dos manos” en contra de las cuentas públicas presentadas por el Gobierno.
Un “bulo” de doce horas que, según dijo Rivera, puso en marcha el PP al decir que Cs había abierto la puerta para aprobar las cuentas públicas del año que viene.
“No ha cambiado nada, estamos donde estábamos”, insistió.
De hecho, ahora se abre el plazo de enmiendas parciales y, de nuevo, Ciudadanos tendrá capacidad para bloquear la tramitación semana tras semana.

Casado pide a Cs que no facilite un mal presupuesto, semilla de una nueva recesión