La Cofradía afirma que la flota depende de un pequeño temporal para faenar a toda la capacidad

El Ideal Gallego-2014-09-21-013-94552e6a
|

El mar “lleva mucho tiempo quieto” y la temporada no está dando tanto de sí para la flota coruñesa como esperaban en la Cofradía de Pescadores. El patrón mayor, Felipe Canosa, reconoce que los pesqueros dependen de que haya un pequeño temporal en el mar para volver a descargar cantidades importantes de pescado e incrementar sus ingresos así como la variedad de especies en las pescaderías. De hecho, a mayor cantidad también es probable que se redujeran los precios de cara al consumidor final.
“El mar lleva mucho tiempo quieto y queremos un temporal para que remueva las aguas y suban las diferentes especies”, concreta el presidente de la Cofradía, Felipe Canosa, que aclara que mientras el mar siga relativamente en calma habrá escasez de pescado. Según explica es necesario que las olas hagan moverse a los peces hacia arriba para que las embarcaciones puedan atraparlos con sus redes porque la campaña de verano se salda con cuotas reducidas.
Esta situación tampoco coge de sorpresa a las placeras de los mercados municipales pues estas llevan meses hablando de que hay pocas cantidades por las que pujar en la lonja. Tampoco encuentran todas las especies que buscan aunque los puestos no han estado desabastecidos del todo en ningún momento. Lo único que han notado los consumidores es que hay menos mercancía que el resto del año, puesto que en algunas ocasiones incluso se han adquirido cajas para compartir.

cambios estacionales
“Para tener capturas en todas las especies hace falta que llegue ese ambiente y esperemos que el tiempo mejore un poquito para nosotros”, insiste Canosa. “Las estaciones están como un poco variadas y van llegando con cierto retraso”, lamenta el representante del sector.
Ese cambio en las cadencias hace un poco más complejo el ir a trabajar. Pero en el caso de que las aguas volvieran a estar como deberían, en esta época se podrían atrapar “pulpo, congrio, lubina, sargo, fanecas, salmonetes, pescadillas, xurelo...”.
Todo depende de las distintas artes de pesca que practican los barcos que trabajan en el entorno de A Coruña o descargan en la lonja de la ciudad.
Canosa recuerda que lo único de lo que ha sobrado en los últimos meses ha sido de bocarte, que “hacía tiempo que no salía y hubo mucho”.
Por ello insisten en que precisan de un cambio de tiempo en alta mar que haga remontar sus ingresos y que varíe el menú de los consumidores. No obstante, el temporal que quieren sería de pequeña magnitud pues reniegan de los que sufrieron a principios de este año. “Esos fueron una debacle porque estuvimos entre dos y tres meses sin faenar, en función del porte de la embarcación”, aclara.

La Cofradía afirma que la flota depende de un pequeño temporal para faenar a toda la capacidad