El Barça intentará sentenciar la Liga ante un Sevilla que no gana fuera

Partido de la Liga BBVA entre el Sevilla y el Barcelona. En la imagen, decepción de Piqué. Liga BBVA match between Sevilla and Barcelona. In this picture, Piqué looks dejected.
|

El Barcelona recibe al Sevilla en un duelo que puede ser clave para el porvenir de la Liga. Si el equipo culé gana se pondrá a doce puntos del Madrid. Además existe también el objetivo para el Barça de ganar e igualar el récord del Real Madrid de partidos invicto y en la antesala de la final de la Copa del Rey que disputarán ambos equipo.
Pero si algo destaca de este partido y del récord del club de partidos invictos del FC Barcelona, que ya está en 33 encuentros, es que el último equipo que fue capaz de vencer a la máquina blaugrana de los de Luis Enrique fue el Sevilla. Ahora, una vuelta después, los de Nervión visitan el Camp Nou con la intención de volver a ganar y erigirse como su ‘verdugo’.
Se ha pasado de los muchos partidos sin ganar que vivió Unai Emery contra el equipo blaugrana a la posibilidad de que el técnico vasco del Sevilla se convierta en el único que ha sido capaz de ganar dos veces al todopoderoso Barça de Luis Enrique. Será eso o, de lo contrario, ver ante tus narices cómo el rival da un paso más hacia una Liga encarrilada y cómo se te recordará como la víctima que propició un nuevo hito del FC Barcelona.
Y es que en caso de ganar o empatar el equipo catalán encadenaría 34 partidos sin perder entre todas las competiciones, igualando el récord que marcó el Real Madrid de Leo Beenhakker en la temporada 1988-89, cuando consiguió 25 victorias y nueve empates. De momento el Barça acumula 27 victorias y seis empates, así que si se da el récord será, en todo caso, mejorándolo.
Eso sí, el Barça tiene enfrente al rival que en el Sánchez-Pizjuán le endosó un 2-1 que comportó ese punto de inflexión. Fue un partido en el que los blaugranas tenían las bajas importantes de Leo Messi y de Andrés Iniesta, en el que estrellaron tres balones en los palos y en el que Sergio Rico llamó a las puertas de la selección con un auténtico partidazo. Pero, en ese día, perdieron. Y lo hicieron por los goles de Krohn-Dehli e Iborra, que dejaron en nada el posterior gol de Neymar desde el punto de penalti.
Así, habrá sed de revancha en el Barça, que quiere seguir siendo la apisonadora que es en estos momentos. Será además este partido una clara, aunque pronta, antesala de la final de Copa del Rey.

El Barça intentará sentenciar la Liga ante un Sevilla que no gana fuera