Sargadelos ganó 70.000 euros en 2015 y logra salir del concurso de acreedores

|

“Buena noticia”, “esperanza” o punto de inflexión” fueron algunas de las reacciones que, por parte de los trabajadores y del Ayuntamiento de Sada, se expresaron tras conocer que Sargadelos, una vez que ayer se firmó el convenio de acreedores, sale del concurso en el que ha estado inmersa en los últimos dos años.
Esa buena noticia pasa además por una recuperación en las cuentas de la empresa –con una de sus dos fábricas, Cerámicas O Castro, ubicada en el municipio sadense–, ya que según se confirmó ayer, Sargadelos obtuvo al término del ejercicio 2015 un beneficio de unos 70.000 euros.
Ahora, tras la firma del convenio de acreedores llevado a cabo ayer en el Juzgado de lo Mercantil número dos de A Coruña, la compañía debe abonar poco más de cinco millones de euros de deuda en un plazo que cuenta con un amplio margen, entre los próximos cinco y doce años.

quita
A la salida del juzgado, el consejero delegado de Sargadelos, Segismundo García, compareció para valorar la firma de un convenio en el que se permite una quita algo superior al millón de euros.
De este modo, si la empresa debía unos siete millones entre bancos y administraciones, ahora le restará por abonar ese millón de euros que, “grosso modo”, García explicó que resulta tras la rúbrica del acuerdo con los acreedores. Según concretó, se adhirieron en torno al 90% de los acreedores, tanto de la fábrica de Cerámicas O Castro como de la de Sargadelos, en Cervo (Lugo).

bancos e instituciones
Por parte de las entidades financieras, formaban parte del ‘pool’ BBVA, Abanca, Santander y La Caixa, con unos 2,5 millones de deuda. Mientras, la Tesorería de la Seguridad Social, la Agencia Tributaria y el Fogasa eran los representantes institucionales. 
De estos últimos, Fogasa –institución de garantía de los créditos salariales ante la insolvencia del empleador–, con en torno a 1,5 millones de deuda, según García, “ni ha contestado” al convenio singular que le trasladó el grupo, al tener en cuenta que sus créditos –como la mayor parte de los que contrajo la firma– eran de carácter privilegiado, lo que implica condiciones distintas a si son ordinarios o subordinados.
La mayor parte son créditos “muy afianzados”, apuntó, en referencia al “importante” patrimonio inmobiliario del grupo, lo que, en su opinión, ahora, supone una “ventaja”. Así, la empresa –y las divisiones inmobiliarias de las entidades financieras– tiene puesto a la venta su edificio en el centro de Santiago, y quiere deshacerse del Instituto Galego da Información (IGI), a las afueras de la capital gallega.

Sargadelos ganó 70.000 euros en 2015 y logra salir del concurso de acreedores