“El Puerto veía excesivo optimismo cuando la realidad económica era de alguna incertidumbre”

|

08-1

  entrevista de carolina regueira

fernando gonzález laxe presidente de puertos del estado

Esta semana se firmó el crédito de Langosteira, pero esta formalización se esperaba para febrero. ¿A qué se debió el retraso?
—El retraso se debió a ir conformando el proyecto definitivo. Cuando se iniciaron las obras del Puerto Exterior no estaba muy claro cómo se iba a acabar, qué objetivo tenía y cuales eran los  criterios por los cuales se iban a hacer las obras. Entonces, nosotros lo que fuimos exigiendo fue combinar los criterios técnicos, el desarrollo tecnológico y los criterios de eficiencia económica. Entonces, eso nos llevó mucho más tiempo.
—Pero también es cierto que a lo largo de los últimos meses hubo desencuentros con la Autoridad Portuaria. ¿Entiendo que no facilitó las cosas?
—Sí, bueno. La situación económica mundial no es la mejor de todas, por tanto, conseguir dinero era una cuestión difícil. Garantizar la devolución del préstamo exigía que el Puerto desarrollara un nuevo ‘business’ plan, un plan  de negocios, y también se exigía la captación de nuevos tráficos. Todas estas condiciones son las que han ido demorando. Y sí, efectivamente en momentos determinados el Puerto veía excesivo optimismo cuando la realidad económica mundial estaba marcando una cierta incertidumbre.
—Para este año llegará una primera partida de 170 millones.
—Sí. En unos días el Puerto ya recibe 130 millones de euros, la próxima semana. Que no está nada mal. Es la primera parte de los 250.
—¿Cual es su destino?
—El destino es pagar los sobrecostes o los costes adicionales de la obra. Con lo cual, el Puerto queda aliviado de las tensiones financieras a corto plazo.
—¿Y cómo irán llegando las siguientes partidas?
—Las siguientes partidas están condicionadas, bueno faseadas, de común acuerdo con el plan de empresa que ha presentado la Autoridad Portuaria e irán hasta el año 2014.
—¿Cómo se harán las licitaciones? ¿Se convocarán concursos por lotes de infraestructuras?
—En el Puerto ahora se tienen que poner los pantalanes para los tráficos de petróleo, poner el martillo, que es la parte final, acondicionar las laderas de la cantera, hacer unos viaductos internos, las tuberías que van para los crudos... Tiene una serie de obras tanto técnicas como civiles que son las que van a ir conformado el Puerto Exterior definitivo. Por eso se ha tardado bastante tiempo en cerrar el acuerdo, para tener la garantía de que el puerto se acaba, de que se acaba de manera coherente y robusta y de que tienes la financiación necesaria para poder acometer las obras.
—Este año finaliza la primera y segunda fase de las obras...
—Sí, pero eso lo tiene que hacer la Autoridad Portuaria. La parte técnica es suya y la supervisión financiera es lo que hacemos nosotros. Nosotros supervisamos y verificamos que el dinero va dedicado a esto y que no hay ningún sobrecoste, ningún adicional y ninguna revisión de precios. Pero la gestión diaria sigue siendo del Puerto, que es autónomo, las licitaciones, las adjudicaciones, eso depende de la Autoridad Portuaria.
—Con la llegada de la primera partida se pone en marcha el convenio de normalización financiera. ¿En qué consiste exactamente en la práctica?
—Consiste en que si tú das dinero para un fin, el Puerto tiene que darte explicaciones de que el dinero va directamente para ese fin y no será para otro. Cuando el puerto decida, ‘ahora vamos a hacer una nueva inversión a mayores que se nos ha ocurrido’, pues ahí tiene que pedirnos permiso.
—Todas las inversiones que se quieran acometer tendrán que tener un visto bueno.
—Sí, sí, efectivamente. Por eso se crea una comisión de cinco personas, tres de Puertos del Estado, uno de la Autoridad Portuaria y otro de la Comunidad Autónoma. Yo ya le he enviado una carta a Feijóo como presidente de la Xunta y otra a Enrique Losada para que me designen a la persona que consideren oportuna para formar parte de esta comisión. Es decir, yo voy rapidísimo. Nada más firmar me vine al despacho para enviar la carta y la próxima semana ya reciben los 130 millones.
—¿Ese convenio cuánto tiempo se alargará?
—Hasta que devuelvan el dinero.
—¿Durante 40 años?
—Sí, pero el crédito es a 40 años con diez de carencia, es decir, que los diez primeros años no hay que devolver el principal, solamente los intereses. Eso permite un desahogo económico. Tú supón que en dos años el puerto ya es operativo, ya entran los barcos, etc, pues tienes ocho años para hacer caja. Son unas condiciones mucho mejores que las de Gijón. En Gijón eran siete años, aquí son diez. En Gijón eran 215 millones, aquí 250.
—¿El Puerto estará muy limitado en los próximos años? Por su endeudamiento, me refiero.
—Por su endeudamiento, que es grande, y porque el propio plan de empresa que ellos, el Puerto ha presentado, así lo estima oportuno. ¿Por qué es así? Porque las inversiones son muy costosas y porque los tráficos que tiene actualmente el Puerto de A Coruña son muy cautivos del petróleo y del carbón. Después tiene unos tráficos menores, pero que también son cautivos, que son los cereales, la madera y la ferralla.
—Entonces, esta será una oportunidad para ampliar la variedad de tráficos.
—Hombre, lo lógico es que el Puerto de Coruña se empiece a diversificar, que en el Puerto Exterior tenga los graneles, mercancías sucias o muy voluminosas: carbón petróleo, cereales... Y en el actual muelle del Centenario tengamos los contenedores porque  necesitan un ferrocarril para poder sacarlos y ya tenemos la estación en San Diego. Fíjate que un puerto sin ferrocarril no tiene sentido y en el puerto interior de San Diego ya lo tenemos y tendríamos las otras dársenas para cruceros. Vamos, que A Coruña tendría dos muelles, dos partes: una cruceros y contenedores, donde estamos ahora, y graneles líquidos y sólidos, en el puerto de Langosteira.
—¿Queda descartado que los contenedores se puedan llegar a trasladar a Langosteira en un futuro lejano, aún con más infraestructuras?
—Por la accesibilidad que tiene Langosteira, lo lógico es que allí se ubiquen las industrias con un cierto riesgo, como la refinería y con un cierto efecto contaminante, que puede ser el carbón, que es lo que reclaman los ciudadanos de La Coruña. Los que viven en Los Castros lo que quieren es sacar de ahí esas instalaciones y para eso se ha hecho el Puerto Exterior.



“Batería y Calvo Sotelo pueden ser utilizados para cruceros o ferrys”

09-2Usted siempre ha defendido la importancia del ferrocarril para las radas. ¿Cuándo podrán contar   las instalaciones de punta Langosteira con un acceso por tren?
—Del ferrocarril se está en estos momentos analizando el proyecto, que tiene que pasar la declaración de impacto ambiental, y estamos en eso para luego licitarlo. Antes de sacar a concurso la obra lo que tiene que haber es el estudio del proyecto y la declaración de impacto ambiental y estamos exigiéndole a la Dirección General de Infraestructuras Ferroviarias que agilice, cuanto antes, los trámites que faltan. ¿Puede estar cuando empiece a estar operativo el puerto? La respuesta es sí, vamos a exigírselo. Ya no depende de mí, depende de otra persona del ministerio y, como puedes comprender, le estoy azuzando diariamente.
—Por operativo entiendo que será cuando las instalaciones estén totalmente terminadas, en 2015.
—Claro, esto va a ir poco a poco. Es decir, todavía no tenemos el pantalán, por tanto el buque aún no está ahí.
—En cambio, la carretera avanza a buen ritmo.
—La carretera va a ritmo, pero también ahí la Xunta tiene paralizado el polígono de Morás. Todos somos conscientes de que hay que hacerlo y todos lo estamos haciendo. Después, también nos falta la captación de empresas porque claro, uno está haciendo las infraestructuras, pero todavía no tiene las compañías que van a ir allí. Estamos generando una oferta, pero no tenemos la demanda y ahí hay que llamar la atención de los empresarios del entorno coruñés si apuestan o no apuestan.
—Todos tienen que arrimar el hombro.
—Claro. Todos tiene que invertir ahí, que localizarse ahí.
—La Autoridad Portuaria siempre defiende el plan comercial que han elaborado para captar clientes. ¿Usted lo conoce?
—El presidente del Puerto me dice dos cosas, una, que está negociando con Repsol y que antes de fin de año ya tendrá hecha la negociación y, en segundo lugar, también me dice que está en negociaciones con una empresa de ricino que desea instalarse en Coruña. Pero bueno, que todavía no ha fructificado, están en negociaciones finales.
—¿Usted no lo ve tan fácil?
—El responsable de buscar las empresas es él. Yo soy el responsable de la planificación portuaria española y, en este caso, de resolver el problema de la financiación del Puerto de Coruña.
—Bueno, pero está informado de este programa.
—Sí, sí. Pero, eso es él el que lo tiene que decir.
—Respecto a los muelles interiores. ¿Será igualmente necesaria esa desafectación o con el crédito está cubierta la necesidad de fondos?
—No, vamos a ver. El puerto está pensando en desafectar el muelle de Batería y de Calvo Sotelo para darle más operatividad, me parece bien, siempre que haya un plan que sea operativo para la mejor utilización de esos muelles, yo estoy de acuerdo. Puede ser utilizado bien para cruceros o bien para ro-ro, como si fuera un ferry porque en su día se hizo la instalación allí y luego no entró a funcionar. Pues eso lo podemos utilizar para un tráfico ro-ro, que son esos barquitos que se abren por delante, por detrás o por un lado, eso es bueno porque es un tráfico de cabotaje interno. Ahora, si no lo quieren hacer y quieren desafectar, pues me parece también una buena decisión.
—Pero para hacerlo debe dar el permiso el Ministerio de Fomento.
—Sí, sí. Pero eso está muy vinculado con el Plan General de Ordenación Urbana. Uno quiere  desafectar un muelle, significa que no va a ser utilizado en términos portuarios, pero claro, si va a ser utilizado para otro fin, tendrá que estar de acuerdo con los usos del Puerto y el Plan General de Ordenación Urbana. Y eso es lo que le he dicho yo al alcalde ayer –por el miércoles–: ‘Cómo va eso’, y dijo que lo estaban pensado. Bueno, pues cuando acabe de pensar el equipo municipal, tomaremos decisiones.
—Con la dársena exterior se quiere convertir A Coruña en un centro portuario internacional. ¿Es posible llegar a ese nivel con otros puertos tan cercanos como Ferrol o incluso Gijón?
—Es cierto que yo siempre digo que aquellos puertos que estén próximos, a una distancia menor de 100 kilómetros, es bueno que tengan alianzas estratégicas entre ellos. Esta tesis que yo he venido manteniendo desde hace diez años acaba de ser refrendada por Greenpeace en su último informe. Pues en ese sentido, yo vería en un futuro cercano una alianza de los puertos que están próximos. Yo desde A Coruña si tomo un café, veo el puerto exterior de Ferrol y si tomo un café en el puerto de Ferrol veo la entrada de Coruña. Pues sería bueno que haya una conjunción de estrategias. Sucede lo mismo en el puerto número dos del mundo, que es Shenzhen, al lado de Hong Kong, ahí tiene dos terminales, una la de Shenzhen propiamente dicha, y otra que es la de Yantian. Aquí, siguiendo un poco la tesis de las áreas metropolitanas, un área metropolitana grande tendría dos terminales, bueno en este caso tendría cuatro, Ferrol interior, Ferrol exterior, Coruña interior y Coruña exterior. Tendríamos una magnífica oferta.
—Pero parece que las Autoridades Portuarias no están por la labor.
—Bueno, todo el mundo habla de coordinar las áreas metropolitanas, incluso el presidente de la Xunta dice que hay coordinar y cuando llega este tema, él se escapa. Pues hay que ser un poquito coherente. Hablo de coordinación, no digo fusión, digo coordinación, alianza de estrategias... Así es como tenemos que empezar y la lógica te va a imprimir eso, el mercado te lo va a dar, a la larga. El siguiente presidente de la Xunta lo va a hacer, dentro de dos años.


 

Satisfacción por la ciudad

“Soy un afortunado por solventar dos aspiraciones coruñesas”

Con los problemas de financiación del Puerto Exterior, ha quedado un tanto olvidado el centro de interpretación del castro de Cociñadoiro. ¿Está en el programa?
—Sí. Está incluido en el plan de empresa y eso se va a hacer. Es un castro muy importante que hubo allí, se ha hecho una recreación y se mantiene.
—¿Pero el crédito también cubre ese proyecto?
—No, no, eso va con los dineros propios de la Autoridad Portuaria. Le hemos sugerido que potencie y mantenga el patrimonio. Era un castro muy interesante y de una gran importancia, por lo menos por lo que han dicho los investigadores. Está todo ya recopilado y bien tratado.
—Entonces los coruñeses ya pueden respirar tranquilos porque están garantizadas las nuevas infraestructuras y los restos antiguos.
—Sí, sí. Yo estoy muy satisfecho por un motivo, en las dos grandes decisiones que se tomaron en Coruña en los últimos 15 años, más o menos, que son la creación de la Universidad y la financiación del Puerto, ahí estuve presente. Por tanto, me considero un coruñés afortunado, primero, por haber sido responsable con mis vecinos coruñeses y segundo,  por haber logrado solventar esas dos aspiraciones de los coruñeses
—¿Está satisfecho, entonces?
—Yo sí. Justifica mi medalla de oro de la ciudad de La Coruña.

“El Puerto veía excesivo optimismo cuando la realidad económica era de alguna incertidumbre”