Cómo someter a la Constitución y a los estatutos a un cambio “de estética”

|

El Ideal Gallego-2011-07-17-011-341fcdd1

santiago a. roura
director de “Reformar o estatuto de galicia”

“Reformar o estatuto de Galicia?” es el nombre del curso de verano que ofrecerá esta semana la Universidad. Su director, Santiago A. Roura asegura que el seminario servirá para que todas las personas, no sólo del ámbito académico o político, reflexionen sobre las carencias estatutarias.

reportaje de p. g. l.

Hay quien escucha la palabra Constitución y se pone a temblar. Aunque el tema a muchos les suene a “chino” forma parte del día a día de las peronas. Hace tiempo que se pide una revisión de sus textos, pero la crisis ha servido de excusa perfecta para que el tema siga en la recámara. Lo mismo ocurre con los estatutos. En especial con el gallego. Tras un intento frustrado de reforma, el tema está parado. Pero sólo a nivel oficial, porque el debate sigue vivo y en la calle. Prueba de ello es “Reformar o estatuto de Galicia?”, el curso que arrancará el martes en la facultad de Derecho, y en el que se ofrece a todos los ciudadanos la oportunidad de reflexionar, tanto desde un punto de vista académico como político, sobre las ventajas y desventajas de una posible reforma estatutaria.
Santiago A. Roura es el director de este curso de la Universidad, que se estrena por primera vez en la convocatoria de verano de seminarios que realiza todos los años la entidad docente. La actividad, tal y como explica su responsable, se basa en el proyecto de investigación “A reforma do Estatuto de Autonomía de Galicia: instrumento constitucional para o autogoberno útil”, que está desarrollando Roura, en colaboración con los catedráticos de Derecho Constitucional de la Universidad, Portero Molina y Ruipérez Alamillo, y en que se bucea en las posibilidades abiertas a una reforma del Estatuto de 1981.
“La idea es que se reflexione desde dos planos: el académico y el institucional y político”, explica Roura, que recuerda que su objetivo no era hacer algo exclusivamente “doméstico”, sino que al curso acudirán invitados de otras partes de España, que podrán poner sobre la mesa sus propias experiencias en este terreno. “De los errores cometidos se puede aprender”, señala el director del seminario. Así, el evento contará con la participación de Josep María Castellà Andreu, de la Universidad de Barcelona, que hablará sobre “A experiencia catalá da reforma estatutaria”, uno de los casos más mediáticos. También estará en al ciudad Miguel Agudo Zamora, de la Universidad de Córdoba, que ofrecerá la charla “A experiencia andaluza da reforma estatutaria”. “ El caso de Andalucía nos va a iluminar bastante sobre las posibilidades para Galicia”, apunta Roura.

Puntos de vista > Roura asegura que su objetivo es ofrecer diferentes puntos de vista, y lo más cercanos posibles a la realidad. De esta forma, el curso cruzará fronteras, y aportará una mirada del tema a nivel de Europa. “Dereitos sociais e reformas estatutarias no contexto europeo” es el nombre de la charla que ofrecerá Luis Jimena Quesada, de la Universidad de Valencia, en la que hablará de la realidad transformadora europea. La visión de los políticos no faltará en el seminario. Roura recuerda que el segundo día habrá una mesa redonda, en la que participarán tres representantes parlamentarios: Pedro Puy, por el PP; José Luis Méndez Romeu por el PSOE, y Carlos Aymerich por el BNG.
El director del curso espera que el las dos jornadas del seminario –este martes y miércoles– sirvan para analizar un tema, que, desde su punto de vista académico, sería “pertinente” abordar. “Tener un estatuto de la edad del de Galicia es un inconveniente”, asegura Roura, que va, incluso, más allá: “Lo mejor sería la reforma constitucional”. Y es que, tal y como recuerda, la Constitución recoge normas que “estaban hechas para el 78, que hablan de realidades que ya no son realidad”. “Habría que pasarlo por un ‘centro de estética’, para que le quiten los radicales libres muertos, que la convierta en un texto actualizado”, señala Roura. El problema, según indica, es que, por el momento, “no se ha dado el consenso necesario para materializarlo”, a lo que se suma una crisis que, desde su punto de vista, no debería frenar los debates importantes.

Cómo someter a la Constitución y a los estatutos a un cambio “de estética”