El sector primario gallego, atrapado por bajos precios y el clientelismo

Ganaderos gallegos tiran la leche por el campo para protestar por los bajos precios los que la venden a la industria 2012 | lavandeira (efe)
|

El sector primario gallego se encuentra atrapado por los bajos precios practicados por la cadena de comercialización de productos poco elaborados, en especial lácteos, y el clientelismo local ejercido por formaciones políticas que gobiernan y de las que depende para acceder a ayudas públicas.

Las elecciones autonómicas gallegas convocadas para el próximo 5 de abril coinciden, precisamente, con el comienzo de negociaciones para contratos futuros de la leche cruda, después de que el Gobierno central estableciera recientemente sanciones de hasta 100.000 euros a las prácticas de “dumping” o venta por debajo de los costes de producción de productos agrícolas y lácteos. El influyente sindicato agrario Unións Agrarias (UUAA) alabó las medidas del Gobierno central, tras años de reticencias a adoptar una postura severa para controlar la formación de precios por parte de la distribución o la industria, y que pueden frenar el cierre de explotaciones agrarias y granjas en Galicia, en espera de que esas medidas sigan una línea más severa similar a la de las autoridades de Francia.

 

Medidas de retorsión

El líder de Unións Agrarias, Roberto García, instó a la Xunta a tomar medidas de retorsión contra las empresas sancionadas por el Gobierno central por practicar “dumping” y las penalice adicionalmente con la prohibición de obtener ayudas públicas. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que en la campaña de los anteriores comicios autonómicos se comprometió a impulsar medidas de desarrollo rural, consideró recientemente que no es “ni éticamente razonable, ni tiene ningún sentido estar vendiendo por debajo del precio de costes de producción”. Feijóo, que acude episódicamente a alguna localidad rural, en especial de las agrarias provincias de Ourense o Lugo acompañado de los barones locales de su partido, el PPdeG, suele mencionar las ayudas de la Xunta para modernizar instalaciones agrarias, ampliar explotaciones forestales o rejuvenecer la mano de obra, ante un imparable envejecimiento de la población.

Numerosos agricultores, principalmente de esas dos provincias, en las que el PPdeG ejerce un clientelismo denunciado por los partidos de oposición, dependen en gran medida de esas ayudas para mantener explotaciones en las que la ganadería, y en particular la venta de leche, juegan un papel primordial.

UUAA, crítico desde hace años con el “dumping” que llevan a cabo las industrias lácteas, pero sobre todo las cadenas de distribución agroalimentaria vendiendo leche a pérdidas y utilizándola como “producto reclamo”, reprocha la débil actitud de Feijóo y del PPdeG con ese tipo de prácticas comerciales desleales.

El sector primario gallego, atrapado por bajos precios y el clientelismo