Irrumpen en un garaje de una comunidad del Agra do Orzán y saquean el interior de 19 coches

Las ventanillas de numerosos coches aparecieron fracturadas
|

Los agentes de la Judicial de la Policía Nacional investigan un robo a gran escala que tuvo lugar en el garaje comunitario del número tres de la calle de José Amor López, en el Agra do Orzán. El primer vecino que bajó a buscar su vehículo se encontró con el suelo salpicado de cristales procedentes de las ventanillas rotas de los turismos. En un principio, se calculaba que habían sido 25 los vehículos saqueados, pero finalmente su número se redujo a 19. En todo caso, una cifra considerable que mantuvo ocupados a los agentes de la Policía Científica durante gran parte de la mañana.  

En todos los casos, el ladrón empleó el mismo método: destrozó con un objeto contundente la ventanilla del conductor para después revisar la guantera del vehículo y llevarse todo lo que era susceptible de venderse. El botín en estos casos suele ser bastante escaso: gafas de sol, algún objeto electrónico, prendas de ropa, documentación y prácticamente cualquier cosa que el propietario haya cometido el error de dejar abandonado en su vehículo. 

En cuanto a cómo entró, el método habitual en estos casos es esperar a que se introduzca un vehículo y colarse aprovechando que la puerta está abierta, puesto que rara vez los vecinos se molestan en cerrarla detrás de ellos, o no esperan a que se cierre para aparcar. Ese lapso de tiempo es el que utilizan los ladrones. 

En cuanto a la salida, es aún más fácil, puesto que encuentran mandos de garaje guardados en los coches que asaltan, así que pueden huir sin mayores problemas, cargados con su magro botín. En este caso, llama la atención el elevado número de vehículos asaltados. Fuentes policiales consultadas señalan que siempre roban en más de un vehículo, incluso cuando están estacionados en la calle, porque rara vez es suficiente con uno. 

En el caso de los garajes comunitarios el número es aún más alto, porque al encontrarse en un lugar aislado, el ladrón puede robar un mayor número de vehículos sin miedo a ser descubierto por un transeúnte, aunque siempre cabe la posibilidad de que un vecino baje en el momento menos oportuno. 

Aun así, es posible que el suceso de ayer en el Agra do Orzán marque algún récord, porque hay que remontarse a 2011 para encontrar un robo tan grande. Por aquel entonces, en San Pedro de Mezonzo, en un edificio perteneciente a Demarcación de Costas, un solo individuo había robado en 18 coches. La Policía Nacional lo capturó mientras se tomaba un merecido café tras una larga noche de trabajo. 

Toxicómanos 
Esta clase de delitos suelen cometerlos delincuentes comunes toxicómanos. Actualmente, en una coyuntura marcada por la crisis sanitaria, la Policía Nacional percibe una mayor actividad por parte de este colectivo marginal, que sobrevive mediante una mezcla de asistencia social, mendicidad y pequeños robos, como hurtos en grandes y pequeñas superficies o a veces, a los atracos. Por el método del tirón, en el caso de los bolsos. .

Por eso los pequeños delincuentes se ven obligados a recurrir al robo con fuerza, como los que ha padecido la galería comercial de Ramón y Cajal en varias ocasiones desde que comenzó el estado de alarma.

Irrumpen en un garaje de una comunidad del Agra do Orzán y saquean el interior de 19 coches